ideal.es
Martes, 23 septiembre 2014
sol
Hoy 12 / 24 || Mañana 14 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Germán regresa a casa por Navidad

GRANADA

Germán regresa a casa por Navidad

Tras sufrir un tremendo accidente de moto y un coma profundo, se puede mover y entender las cosas

23.12.11 - 22:25 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Germán y Tachi al final de una sesión de terapia ocupacional de las que recibe él a diario en el hospital de San Rafael. :: GONZÁLEZ MOLERO
Su mujer y él han pasado el último año y medio viviendo en el hospital. Su recuperación ha sido 'milagrosa' y aún le queda mucha lucha por delante. Germán Gómez y Tachi Hernández apenas tienen 40 años, pero llevan la mitad de sus vidas casados. Se quieren más allá de convencionalismos y regentan la autoescuela Fuentenueva, en Granada. Hace algo más de un año y medio él preparaba oposiciones para bombero y entrenaba concienzudamente. Entonces, un mal día de agosto, sufrió un brutal accidente de moto que lo llevó directamente al hospital de Traumatología de Granada, donde llegó con varias fracturas –entre ellas de clavícula, paladar y mandíbula– además de un gravísimo traumatismo craneoencefálico. El pronóstico fue fatídico. Le indujeron un coma, en el que cayó de manera natural algo más tarde. Así estuvo dos meses.
«Él se agarraba a un hilo de vida y los profesionales de la UCI de Trauma fueron excepcionales», narra su mujer. Una vez estabilizado entró en una fase de «sueño vigilia» y había quedado tetrapléjico. Fue entonces cuando el Servicio Andaluz de Salud lo envió al Hospital San Rafael –de la orden de San Juan de Dios– sin darle esperanzas de que pudiera salir adelante. Pero la medicina no es una ciencia exacta. Germán –y su mujer Tachi– contaban con tres aliados únicos: la constancia, el esfuerzo y el amor.
Él aún no habla y mueve lentamente la mitad de su cuerpo, pero incluso se queda sentado, se pone de pie en un bipedestador y comprende lo que acontece a su alrededor. Acaba una sesión de terapia ocupacional en los bajos del hospital y le espera otra de psicología en la primera planta. Así pasa las mañanas. Tachi empuja su silla de ruedas con ánimo. «Él antes era mis pies y mis manos, ahora yo soy los suyos». Y sigue sonriendo, sin dramatismos. Y vuelve a besarlo por enésima vez. Él cierra los ojos mientras recibe la muestra de afecto y levanta la mano lentamente para estrecharla con la periodista en un saludo inicial. Nada de lo que auguraron los médicos –que prácticamente fue su muerte– ha ocurrido. Lo mejor, se muestra Tachi convencida, aún está por llegar. Tanto ha mejorado que se ha marchado un par de días a su hogar de Las Gabias, donde lo espera toda su gente al completo «para celebrar que podemos contar en Nochebuena con él». «Todo esto es posible también a nuestra familia, que no nos deja de apoyar», remata ella, a quien se le ilumina la cara al mirarlo a él. Y viceversa.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Descuentos
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.