Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Provincia

Provincia-Granada

Padul rescata la imagen que presidió una antigua cárcel durante la Guerra Civil
22.07.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La virgen de los gudaris
Leopoldo y la escultura. /J. V.
La Guerra Civil ya estaba muy avanzada cuando en Padul se instalaron tres centros de detención conocidos como El Olivarillo, el Corralón de Negocios y La Casa Grande. Por ellos pasaron entre tres y cuatro mil hombres procedentes, en su mayoría, del llamado Cascajar Negro, en La Alpujarra, uno de los frentes donde se libraron los más duros combates.
De aquellas prisiones provisionales, la de más larga duración fue la de la Casa Grande, el castillo-palacio de los Pérez de Herrasti.
Entre los retenidos hubo un alto porcentaje de gudaris, los conocidos como soldados vascos cuya huella se dejó sentir en Padul ya que, autorizados a trabajar fuera del recinto, lo hicieron en los pequeños talleres de carretería y, sobre todo, en la agricultura.
De hecho, todavía se conserva el llamado 'camino de los gudaris' construido por ellos en El Manar para facilitar la repoblación forestal de la montaña'.
La Casa Grande estuvo dotada de todos los servicios, entre ellos, los religiosos. Los presos, como eran conocidos en el pueblo, levantaron en uno de los patios una hornacina con una imagen de la Virgen de la Merced patrona de prisiones y, bajo ella, un rústico altar de madera sobre el que el párroco de Padul celebraba todos los domingos la Eucaristía.
Andando el tiempo, la imagen y el altar desaparecieron sin que se supiera más de ellos. Ahora, sorprendentemente, ha llegado a las manos del restaurador paduleño Leopoldo García Villena que dice haberla recibido de un señor que asegura la encontró en un contenedor de basura.
Sea como fuere, Leopoldo ha realizado una minuciosa labor dejando la imagen, si no igual, sí casi idéntica a la que hicieron aquellos presos hace más de setenta años. El artesano ha expresado su deseo de que la imagen se coloque en un lugar destacado de la Casa Grande como homenaje permanente a la tragedia de aquellos hombres.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS