Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 2 septiembre 2014

Granada

GRANADA

José María Rico Cueto, natural de Granada, está casado con la ex vicepresidenta de Costa Rica, que en febrero del año que viene puede ser elegida presidenta de este país

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un granadino, presidente consorte
José María Rico con su esposa, la candidata, Laura Chinchilla, y su hijo de 15 años. / GONZÁLEZ MOLERO
La última vez que José María Rico Cueto, abogado y especialista en Derecho Penal, visitó su ciudad natal, Granada, lo hizo en abril de 2006 durante la Semana Santa. Ahora regresa después de tres años. El motivo de la tardanza en volver a visitar Granada, su mujer, Laura Chinchilla, que ha estado inmersa en su cargo como vicepresidenta del gobierno de Costa Rica por el Partido de Liberación Nacional, y también candidata a la Presidencia, y al parecer con muchas posibilidades de ser elegida y convertirse en la presidenta de Costa Rica, y José María, en presidente consorte.
Las elecciones a las que concurre Laura Chinchilla, en representación del mismo partido en el que ha ocupado la Vicepresidencia, se celebrarán en febrero de 2010. Curiosamente este partido fue fundado hace setenta años por un costarricense de padres catalanes y la bandera, para más coincidencias, tiene los mismos colores que la de Andalucía.
Unos vínculos que unen, más si cabe, a Laura Chinchilla con España. Un país que le entusiasma y que de nuevo ha visitado junto a su marido y su hijo de doce años, aprovechando un paréntesis de descanso en su carrera hacia la Presidencia. Si finalmente la consigue, será la primera mujer en presidir Costa Rica.
Vacaciones
La familia llegó a España el 21 de junio con dos semanas de vacaciones por delante. En Granada sólo van a estar unos días, y sobre todo, vienen a disfrutar de los hermanos y sobrinos de José María. El siete de julio partirán hacia Costa Rica, aunque antes quieren ver otras ciudades españolas. En este intervalo, IDEAL ha podido hablar con ellos para descubrir la historia que ha llevado a un granadino a ser candidato a presidente consorte de Costa Rica.
Una oportunidad para preguntar a José María sobre qué le parecen los cambios que ha sufrido Granada desde su última visita. «Conozco perfectamente la ciudad, pero me ha sorprendido gratamente que prácticamente todas las calles del centro sean ya peatonales. También me ha gustado la remodelación que ha sufrido el hotel Victoria y ese granado que han plantado en Puerta Real», afirma.
Pero sin duda, lo que más le gusta es reencontrarse con los suyos: «Vengo a ver a mi familia, y también para mí es muy importante que mi hijo conozca mi país y mi ciudad. De momento, se queda fascinado con la gastronomía, y es un gran amante de las almejas, el pulpo y el jamón», añade Laura.
Mientras, su mujer, adora la Alhambra. «Es una maravilla, como también lo es todo el ambiente del Albaicín. Pero si hay algo que me gusta de España es la calidad de vida que ha logrado como país desarrollado. Lo único que me falta por conocer es el Museo Guggenheim», afirma.
Hace 17 años
José María Rico y Laura Chinchilla se conocieron hace 17 años cuando trabajaban en un proyecto en materia de reforma judicial para América Latina. «Él era el asesor principal del programa y yo coordinaba la ejecución de proyectos en Costa Rica. Nos tocó viajar juntos en muchas ocasiones por América Latina y ahí surgió el amor. Años después de tener a nuestro hijo nos casamos, en marzo de 2006. Los dos veníamos de matrimonios anteriores y nos lo tomamos con calma», dice la candidata a la Presidencia de Costa Rica. Ahora, la familia vive en el municipio costarricense de Santa Ana, dentro de la provincia natal de Laura, San José.
Pero, para haber llegado a este punto, tuvo que ocurrir que José María partiera de Granada en 1960 para desarrollar su futuro laboral, justo un año después de que su mujer naciera. «Hice mi doctorado en Derecho en Granada, y cuando terminé me ofrecieron un puesto en la Sorbona como profesor del Instituto de Derecho Comparado. En Francia estuve cinco años, y de ahí me ofrecieron una cátedra en la Universidad de Montreal para trabajar en el departamento de Criminología», recuerda. En Montreal ejerció durante 32 años como catedrático de Ciencias Penales. «Allí tuve la gran oportunidad de tener una conexión con los grandes organismos mundiales, y eso me permitió llevar tanto a españoles como a latinoamericanos a los congresos internacionales en esa rama, y de inmediato a ser invitado por todas las universidades latinoamericanas». A partir del año 1967, estuvo viajando por toda América Latina desde Montreal. «La primera vez que llegué a Costa Rica fue en 1970 para ayudar a la creación de un instituto de Naciones Unidas», añade este granadino. «Pero esta mujer, aún no había nacido en mi horizonte», dice. Mientras tanto, Laura hacía una maestría en Políticas Públicas de Georgetown. «En 1990 regresé a Costa Rica para buscar trabajo. Fue entonces cuando me uní al mismo proyecto en el que él trabajaba», dice Laura.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS