Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Granada

los efectos secundarios de una infraestructura

Si el efecto polarizador del conocido museo relanzó Bilbao como ciudad cosmopolita el nuevo edificio de la Junta está llamado a consolidar el futuro económico, lúdico y social de la Zona Norte de Granada
17.06.09 - 08:38 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Vista del nuevo edificio desde la calle Joaquina Eguaras. G. MOLERO
La Junta de Andalucía completa este verano la mudanza de media docena de sus delegaciones dispersas por Granada a un nuevo y suntuoso edificio enclavado en la nueva 'City' granadina: Almanjáyar. Quién lo iba a decir.
El eje del desarrollo de la ciudad se encuentra en estos momentos repartido entre la carretera de Armilla y la carretera de Jaén. En la primera cuenta con infraestructuras como el Parque de las Ciencias, La Rural y CajaGranada.
En la carretera de Jaén, en Almanjáyar, dispone ya de la nueva sede de la Cámara de Comercio, Correos y el estrenado a medias edificio de la Junta que completa los servicios ofrecidos por la Administración andaluza desde La Normal, en el comienzo de la Gran Vía.
Durante todo este verano se realizará la mudanza de la media docena de delegaciones de la Junta, lo que suponen que un millar de funcionarios trasladarán sus trabajos, sus cafés y sus compras a esta zona de Granada.
Con ellos, miles de visitas a lo largo de los días de todo tipo de ciudadanos que quieran hacer sus papeles en las delegaciones de Agricultura y Pesca, que ya se ha trasladado, Vivienda y Ordenación Territorial, Transportes, Empleo, Innovación y Justicia, que será la última en hacer la mudanza, según el programa diseñado por la Junta de Andalucía.
De momento, los sesenta millones de euros que está costando el edificio (la ampliación está todavía en construcción) ya ha repartido su maná particular por el barrio. Las mejores esquinas están ocupadas por coquetas cafeterías y una peluquería 'de diseño' espera con relativa ansiedad a los cientos de funcionarios y a sus correspondientes visitas.
Si quieren un dato, un vecino confirma que un alquiler en esta zona "se equipara ya a uno, por ejemplo, en la zona de la calle Alhamar". Increíble pero cierto, es el conocido como 'efecto Guggenheim'. Cuando la construcción del Museo proyectó a la deprimida y oscura villa de Bilbao al estrellato posmoderno.
Almanjáyar, al igual que Bilbao, quiere recorrer el mismo camino y afrontar con éxito ciertos choques culturales determinados por la tradición del barrio. Por ejemplo, acostumbrados sin despeinarse a recibir una vez al año los trajes de gitana para ellas y los de corto para ellos cuando toca Corpus, verán mutar a partir de septiembre (cuando termine la mudanza) la piel de un barrio por su invasión de funcionarios.
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS