«Mi vocación es la de ser el segundo de a bordo»

Actúa esta noche (21h) junto a García de Diego en la céntrica Plaza de las Pasiegas

JUAN JESÚS GARCÍA| GRANADA
Pancho Varona y su inseparable guitarra. / J. J. G./
Pancho Varona y su inseparable guitarra. / J. J. G.

Fundamental mano derecha de Joaquín Sabina, junto a Antonio García de Diego (la izquierda), Pancho Varona llega hoy (Plaza de las Pasiegas, 21h, gratis) a 'Abril para Vivir'. Autor (solo o acompañado) de canciones para el de Úbeda, Miguel Ríos, Luz, Christina Rosenvinge, Ana Belén... ofrecerá junto a De Diego la posibilidad de escuchar un cancionero tal y como nació.

-¿Hay vida más allá de Sabina?

-(Risas). Tiene que haberla por la cuenta que nos trae; ahora mismo sin gira ni disco por algún lado tenemos que buscarnos las habichuelas. Yo hago más cosas, pero sí es cierto que el 90% de mi carrera es Joaquín.

-Hace un montón de años sacó un disco a su nombre, y no ha tenido continuidad. ¿Mejor de fiel escudero que de Quijote?

-Aquel disco lo hice porque me convenció la compañía; lo hice con mucho gusto y mucho miedo. ¡Iba a estar en el mismo catálogo que Elvis! (Risas). Y allí me di cuenta de que mi vocación no es de protagonista sino ser el segundo de a bordo.

-Trabajar en la sombra del autor supongo que será más tranquilo, pero también más anónimo. ¿Le gustaría que se reconociera la autoría de tantos éxitos que ha dado a otros?

-No, para nada, yo me siento muy recompensado por mi trabajo. Por ejemplo, 'No me importa nada' la escribimos entre mi hermana y yo, y ya ni siquiera es de Luz Casal, es de la gente, y ese es el mayor reconocimiento. Bastante bien me trata la vida para quejarme de que no conozcan mi DNI.

Aprender mirando

-Y como productor, ¿le gusta la trastienda de la música?

-Yo llegué a la producción porque no había otro en ese momento. Aprendí a base de hacer discos y ver cómo se hacían. Lo de los estudios fue más curiosidad que vocación.

-Por cierto, se le dan bien las damas: Pasión Vega, la Rosenvinge, Amaral.

-Todas guapas ¿verdad? (Risas). ¡Que conste que no lo hago por ligar! (Risas). Siempre busco que el artista con el que trabajamos viva contento el proceso de grabación, y siempre ha ocurrido... salvo en un par de casos... que no te diré.

-¿Han terminado con las 'Noches sabineras'? ¿Qué tal la experiencia?

-No, seguimos, y, además, con cuatro o cinco bolos mensuales, que para los tiempos que corren es mucho. Ha sido un hallazgo, porque el público de Sabina es mucho, y sin él hay menos responsabilidad y se convierten en una fiesta. Nos tratan con tanto cariño que intentamos corresponder, es una relación estupenda.

-¿Qué tiene previsto usted y De Diego para un concierto tan atípico como el de Granada?

-Vamos en dúo y en acústico, y vamos a enseñar las canciones desde el punto del vista del compositor. Nosotros no somos famosos, somos autores y así es como nacieron esas canciones.

Fotos

Vídeos