Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 29 agosto 2014

Granada

GRANADA

UPA reparte más de 4.000 raciones de este ave para denunciar el precio mínimo que pagan los mataderos a los avicultores y exige a la Junta una ley que regule el sector

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las granjas de pollos se hunden
Nicolás Chica (centro) y avicultores repartieron las raciones de pollo. /RAMÓN L. PÉREZ
Las 170 granjas de pollos que existen en la provincia granadina se hallan en una de las peores encrucijadas económicas de las últimas décadas. Sus dueños apenas perciben por cada animal entre 30 y 40 céntimos de euro, tras haberlo engordado durante un periodo que supera el mes y puede llegar a los 45 días. Con la citada cantidad cubren difícilmente el costo de la crianza de estas aves y no es rara la ocasión en que incluso pierden materialmente dinero. La situación ha llegado a tal punto que de no regularse la actividad de los avicultores, numerosas explotaciones tendrán que cerrar tanto en Granada como en el resto de Andalucía por falta de rentabilidad para sus propietarios.
Esta situación es la que ayer denunció la organización agraria UPA-Andalucía en pleno corazón de la capital granadina. Allí, en la Fuente de las Batallas, repartió en raciones un total de 350 kilogramos de pollo frito, pan y vino de la tierra a cuantos granadinos se acercaron a interesarse por lo que reivindicaba la entidad profesional. Fuentes de UPA-Granada estimaron que fueron consumidas más de 4.000 raciones de este alimento por otras tantas personas. Junto al sabroso plato y a la bebida compañera, los asistentes se llevaron octavillas con las principales reivindicaciones de los avicultores granadinos. «Ha sido un éxito absoluto, pues a la una de la tarde ya no teníamos existencias y había cola de gente esperando su turno», apunta Nicolás Chica, secretario provincial de UPA-Granada. En apenas hora y media, los avicultores liquidaron todas las existencias de que disponían.
Denuncias
Aunque el acto desarrollado por UPA-Andalucía tuvo un cierto tinte festivo, lo cierto es que no estuvo exento de denuncias. Como la que realizaba a este periódico uno de los avicultores afectados. Se trata de Ángel Marcos Castillo, con una explotación en Baza capaz de albergar de 12.000 a 15.000 pollos para engorde. Pues bien, este profesional granadino califica la situación por la que pasa de «catastrófica», puesto que «la remuneración que tenemos de las integradoras (mataderos) es inferior a los costes que soportamos y que aumentan cada año». Este avicultor estima que el engorde de un pollo le supone, por término medio, unos 25 o 26 céntimos y en el mejor de los casos las integradoras les pagan por debajo de los 30. «Si contáramos el coste de la mano de obra, el negocio es absolutamente ruinoso», explica. Y frente a estas cantidades mínimas que percibe el avicultor, el consumidor paga la carne a más de dos euros el kilo.
El secretario de UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez, denunció por su parte la situación crítica por la que atraviesan los avicultores y que sean un puñado de empresas integradoras las que imponen las condiciones de producción a las más de 1.700 granjas existentes en Andalucía con una producción de casi 100 millones de pollos anuales. Rodríguez dijo que en los últimos años, los productores han perdido un 10% en el precio de estas aves frente a un incremento de un 5% en el coste al consumidor.
Reivindicaciones
Ante esta situación, la citada organización agraria ha planteado una serie de reivindicaciones para evitar que una actividad clave en la economía de miles de familias acabe en la ruina. Entre ellas figura la aprobación de la Ley de Contratos de Integración y un contrato tipo para establecer una base de trabajo digna para los avicultores. También que se abra una mesa de diálogo en la que estén representados los productores, la Administración y las integradoras. Un foro en el que se discutirían los problemas y analizarían las perspectivas del sector.
Por último, incluir al sector avícola andaluz en todas las ayudas sectoriales de la ganadería, dado que históricamente ha sido excluido sin motivo justificado y con gran perjuicio para los productores.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS