Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Granada

GRANADA

Algunas denuncias incluyen datos del paradero del niño; aún así se extrema el celo y todo se comprueba
09.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Mi hija se ha ido a casa de una amiga en Iznalloz»
El desplazarse de localidad es lo más frecuente. /IDEAL
Es un asunto triste. Tanto como serio. Pero a pesar de ello, en los archivos que guardan las denuncias interpuestas por padres que han perdido el control de sus hijos se encuentran reflejadas situaciones anecdóticas. Son los casos en los que los padres llegan incluso a dar a los agentes las señas del lugar en el que pueden encontrar a sus hijos. En estas denuncias se pueden leer citas tales como «dejó dicho que se iba con una amiga que vive en la zona de El Corte Inglés», «se fue de casa diciendo que se iría a casa de un amigo a Iznalloz» o «la última vez que hablamos con él dijo que se iba con cuatro amigos».
Estos datos eliminan la duda de que ningún tipo de agresión haya motivado la desaparición del menor. Pero aún así, se denuncia. ¿La razón? Los agentes no tienen una respuesta certera. «Puede que se deba a que crean que podemos coger al niño del brazo y llevarlo a casa. Pero no es así. Sólo localizamos e informamos», valoran.
Protocolo exigente
A pesar de la evidencia de muchos casos recogidos en las comisarías y cuarteles granadinos, por muy clara que sea la sospecha del motivo de la desaparición de un menor, así como su paradero, los agentes no dejan de aplicar un protocolo milimétrico incluido en la investigación de estos casos. «Son tan delicados que confiarse puede ser fatal», advierten desde la Benemérita.
Por ello, en cuanto se recibe una denuncia, todos los datos relacionados con el caso son publicados en una base de datos que manejan todos los agentes de España. Es más, ni siquiera cuando el menor ha sido localizado se olvida el asunto. «Nuestro trabajo también consiste en realizarles un seguimiento. Muchos reinciden», apuntan las citadas fuentes.
Esta norma, no obstante, no se puede aplicar en un supuesto muy concreto: los menores que abandonan los centros de tutela de la Junta de Andalucía. «La administración interpone la denuncia, pero ellos hacen todo lo posible para no volver».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS