Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Granada

13.02.09 - 13:36 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las redes sociales y los cibercafés sin filtros no son aptos para menores
Precaución. Jóvenes juegan en un encuentro de internautas. /IDEAL
Una madre preocupada de Fuengirola (Málaga) ha abierto un debate de competencias entre la Junta de Andalucía y los ayuntamientos. El árbitro es el Defensor del Pueblo Andaluz. Tres instituciones en el cuadrilátero gracias a la queja de una ciudadana. No conviene subestimar el poder de la gente corriente. Pero el revuelo no sólo es interesante por la forma. También tiene un fondo de esos que a nadie deja indiferente: Internet y la protección de los menores. Un tema estrella en la sociedad de la información.
La vecina de Fuengirola comprobó que los ordenadores de los cibercafés que frecuentaba su hija adolescente carecían de filtros de contenidos. La clientela infantil y juvenil podía acceder sin restricciones a cualquier página web, lo que contraviene un decreto de la Junta que establece una serie de medidas para evitar riesgos a los menores que navegan por Internet.
La mujer se puso entonces en contacto con la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, que dirige José Chamizo. De momento, ha conseguido que la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa lleve a cabo una campaña para recordar a todos los municipios andaluces que deben velar por la seguridad de los menores. También en los cibercafés.
Francisco Cuenca, delegado provincial de la citada consejería en Granada, confirmó que su departamento ya está en ello. «Hemos puesto a disposición de todo el mundo una dirección en Internet en la que se pueden conseguir filtros de forma totalmente gratuita. Ése es el tipo de información que vamos a difundir entre los ayuntamientos», explicó el político socialista.
No ha sido sencillo llegar a este punto. La denuncia de la madre de Fuengirola fue pasando de mano en mano sin que nadie se sintiera aludido. Además, el Defensor del Pueblo considera que la solución que ha puesto en marcha la Junta está lejos de ser definitiva. Sigue habiendo un agujero por el que se pueden colar disgustos...
Intercambio
Lo mismo ocurre con las llamadas redes sociales, que son la última gran vedette de Internet. Aquí tampoco es oro todo lo que reluce.
El director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Artemi Rallo, volvió a expresar ayer su preocupación por el enorme éxito que tienen entre los menores de edad estos lugares de intercambio de datos reservados. «No se puede recabar información personal por debajo de los catorce años y, aquellos que lo hagan, deberán contrastar la edad, algo que no hacen la mayoría de redes sociales», advirtió el máximo responsable de la AEPD. Yagregó:«A un menor no basta con decirle en letra pequeña que se cuide mucho de crear un perfil», señaló Rallo, quien insistió en que «hay un gran número de usuarios que tiene menos de 14 años».
Los especialistas indicaron que el triunfo de las redes sociales se basa en que generan «mucho tráfico» y «muchísimos contactos»:el 37% de usuarios españoles tiene más de 50 personas con las que establece relación y el 17%, más de cien. «Nadie tiene tantos amigos en el mundo real», señalaron.
¿Cómo se sale?
El director de la AEPD también dijo que hay usuarios que han tenido problemas a la hora de darse de baja de estos servicios, debido, principalmente, a una «falta de claridad» en las políticas de cancelación.
Rallo precisó, asimismo, que los avisos legales que figuran en estas páginas parecen indicar que la cesión de derechos de propiedad intelectual podría prolongarse durante cinco años, según informó Europa Press.
La agencia ha recibido en los últimos días la primera denuncia de un ciudadano cuya personalidad ha sido suplantada en una red social. La AEPD ya ha abierto una investigación. Las sanciones a empresas o particulares por vulnerar la protección de datos oscilan entre los 600 y los 600.000 euros en los casos más graves.
La institución ha iniciado también una inspección de tres redes sociales –dos internacionales y una «importante» web española, que no especificó– para «verificar los niveles de riesgo» de estos espacios.
Entre tanto, la agencia estatal recomienda no publicar en los perfiles excesiva información personal y familiar, singularmente datos que permitan la localización física, y no aceptar solicitudes de contacto de forma compulsiva. Con frecuencia, las redes sociales solicitan datos relativos a la ideología política, orientación sexual y preferencia religiosa, que pueden ser visibles por todos sus contactos.
ncarlosmoran@ideal.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS