Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Granada

GRANADA

Hace cuatro meses la Audiencia anuló la orden de desamparo por la que Teresa Moreno perdió la custodia de su hijo, pero Menores pide tiempo para los trámites
10.02.09 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Los jueces me dieron la razón, pero la Junta aún no me devuelve a mi hijo»
Teresa posa en un dormitorio de su casa, donde espera poder vivir con su hijo. /R. MENDOZA
Una mañana de mayo, hace ahora casi dos años, la Policía Autonómica y los trabajadores de los Servicios Sociales llamaron a la puerta de Teresa Moreno. No se sorprendió. Sabía de qué se trataba. Venían a llevarse a su niño, de poco más de un año, al que en ese momento le estaba dando el pecho. Sintió miedo, lloró de rabia y casi se resistió a abrir la puerta. Pero finalmente recibió la visita en casa, por muy indeseable que ésta fuese, y entregó a su hijo voluntariamente, tal y como ordenaba la administración.
Teresa, hoy, casi dos años después, recuerda de este modo el día en el que la Junta de Andalucía le retiró la custodia de su hijo y se lo llevó de su vera tras decretar que se encontraba en situación oficial de desamparo. Desde entonces, ha luchado en los tribunales para que esa orden sea anulada. Y lo ha conseguido. Sobre todo, porque también luchó para cambiar la situación personal que provocó la retirada del bebé.
Los jueces no discuten que la retirada fuese legal, porque en aquel tiempo el menor no contaba con un entorno sociofamiliar y económico adecuado. Pero esto ha cambiado y los mismos jueces ordenaron en noviembre del año pasado que la Junta devolviese al niño. Una sentencia que, según la experiencia atesorada por los juristas en este campo, es muy excepcional.
Sentencia excepcional
No obstante, ni con este argumento, más que pesado, Teresa está hoy con su hijo. En diciembre del año pasado intentó personalmente, sentencia en mano y acompañada de su abogado, que se hiciese efectiva la devolución. Precisamente, el ruego era poder estar con él en las señaladas fiestas navideñas. «Se negaron y a día de hoy no sé nada», afirma la madre.
Teresa Moreno y su pareja, Ángel, no son ricos. Ellos los asumen con humildad. Él cobra un subsidio por desempleo y hace trabajos por encargo «cuando salen», como él define. Ella está pendiente de los jornales del campo. Antes, cuando le retiraron a su hijo, no tenía una vivienda digna. Ahora el espacio le sobra en una enorme casa recién rehabilitada, ubicada en una zona humilde de Darro. «Nuestro hijo puede vivir con nosotros perfectamente. Hasta lo teníamos matriculado en la escuela, en Infantil», apunta Ángel. Ellos no estaban conformes con la orden de desamparo dictada y, desde entonces, pleitearon. «Cuando un hijo duele uno lo echa todo por alto», describe Teresa. Y ganó.
De cualquier modo, fuesen cuales fuesen los argumentos de los servicios sociales, lo cierto es que los tribunales han estimado en dos sentencias a las que ha tenido acceso IDEAL, la última firme, que la situación actual no se puede considerar de desamparo. Así lo expresan: «En el supuesto caso no se trata tanto de examinar si el menor se encontraba en situación de desamparo en el tiempo en el que se dictó la resolución, como si de en la actualidad no concurrirían los factores de riesgo que la determinaron». Y concluyen que hoy por hoy no existe ese peligro. «Los documentos aportados y las pruebas testificales practicadas en el juicio demuestran que los padres del menor gozan de ingresos, aunque sean modestos, y la vivienda que ocupan reúne las condiciones básicas para que su hijo esté atendido», versa el fallo. En suma: «Sus padres biológicos deben, no sólo recuperar la guarda y custodia, sino también el ejercicio de la patria potestad».
Esta sentencia fue recurrida por los servicios sociales. Pero la Audiencia volvió a darle la razón a los padres del niño. Los argumentos esgrimidos por la administración se basan en la separación de hecho de la pareja, otra familia que tiene el padre del niño y en las «carencias» económicas que padece la madre. No obstante, el tribunal recuerda que, aunque el padre del menor preste su dedicación alternativamente a sus dos familias (...) esto implica que él sólo está con el hijo en unos periodos, pero la madre lo está con él permanentemente». Ahora, dice Teresa que vuelven a estar juntos tras superar sus diferencias.
Cuando Teresa y su abogado acudieron al servicio de protección de Menores para pedir la devolución del menor, la sentencia no le sirvió de nada. No le iban a devolver al niño inmediatamente. Su letrado presentó un escrito el pasado 19 de diciembre en el que hizo constar «la negativa» de la Junta a devolver al menor, así como el «daño psicológico e irreparable que estaban causando a la madre con su actitud». Pero no causó efecto y confiesan no saber qué hacer.
La madre denuncia que no ha visto a su niño desde hace tres meses. «Ni tengo visitas en el colegio Ángel Ganivet como antes», se queja. «No sé dónde está y creo no es justo. Esto es quitarle la vida a una persona. Y al niño también porque cuanto más tiempo pase sin estar conmigo va a ser peor porque para él es más trauma», clama.
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS