Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Granada

03.01.09 - 08:25 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
José Luis Barrios fue el encargado de robar el Ford Fiesta. Sus dos compañeros de comando le ayudaron a instalar dentro del vehículo un artefacto explosivo fabricado con 50 kilos de amosal. Luego aparcaron el coche en las inmediaciones de la urbanización Jardín de la Reina y esperaron a sangre fría. Poco después de las siete la mañana, los terroristas activaron la bomba, justo cuando pasaba por allí una furgoneta del Ejército del Aire que a diario llevaba trabajadores a la Base de Armilla. Domingo Puente, de 52 años y con tres hijos, logró salir con vida. Dio dos pasos y se desplomó en el suelo ya cadáver. Sucedió el 10 de febrero de 1997.
Ese mismo día, apenas siete horas después, ETA mataba de un tiro en la nuca en pleno centro de Madrid al magistrado Rafael Martínez Emperador. Al día siguiente le quitaría la vida al empresario de Tolosa Francisco Arratibel. Fueron 13 víctimas en un mismo año.
La sentencia
En febrero de 2001 la Audiencia Nacional condenó a José Luis Barrios a 232 años de cárcel por el mayor atentado terrorista que ha padecido Granada. En la sentencia aparece también la lista de víctimas y damnificados por la bomba del Jardín de la Reina: 239 en total.
Las indemnizaciones más importantes fueron para las personas que viajaban en la furgoneta. La Audiencia Nacional condenó al etarra a pagar 35 millones de las antiguas pesetas a la familia de Domingo Puente, el peluquero de la Base. La sentencia recoge cantidades que oscilan entre los 9.000 y los 300 euros para los otros 17 heridos del atentado, alguno de ellos de gravedad. Según confirmó ayer a IDEAL una de las víctimas, las principales ayudas se han cobrado.
Pero los 50 kilos de amosal causaron estragos en vehículos y edificios cercanos. Los desperfectos provocados por el coche-bomba fueron significativos en 48 pisos de dos bloques de la urbanización. En ocho viviendas la explosión se llevó por delante techos y tabiques, dejando las habitaciones al descubierto.
En este sentido, la Audiencia Nacional condenó al etarra al pago de indemnizaciones que iban desde los 24.000 a los 120 euros para otras 221 personas que sufrieron daños materiales por la explosión. Aún hay 13 víctimas que no han recibido las ayudas.
Localizados
El Ministerio de Interior ha rastreado 187 sentencias dictadas por los tribunales entre 1996 y 2006 para ver cuántas víctimas de atentados no han sido indemnizadas. Según publicó ayer ‘El País’, en España hay 389 casos. Normalmente, estas personas no estuvieron representadas en los procesos judiciales, nadie les dijo que tenían derecho a alguna ayuda y ellas no las solicitaron.
La legislación marca que las víctimas tienen de margen para pedir las indemnizaciones hasta un año después del atentado y seis meses desde que se produce la sentencia.
Según informaron ayer a este periódico fuentes de la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, hay 13 indemnizaciones por la bomba de Jardín de la Reina en 1997 que están reconocidas en dos sentencias pero que aún no están resueltas. De ellas, ocho expedientes se encuentran en fase de tramitación y otros tres están aprobados y los afectados recibirán el dinero en «breve». Quedan otros dos casos, que están en «búsqueda y localización». Es probable que ni los interesados sean conscientes. El Ministerio de Interior pretende ahora localizarlos para entregarles el dinero.
Se cerrará así, once años después, una herida que difícilmente podrá cicatrizar por mucho tiempo que pase.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS