Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Woody Allen: «Si Obama no gana será una humillación nacional»
MANIÁTICO. «No disfruto viajando, sólo lo hago porque a mi mujer le gusta», dice Allen. / EFE
Woody Allen tiende la mano lánguida y mansa. Es tan poquita cosa que dan ganas de socorrerle. En ningún momento mira al entrevistador. Se restriega la nariz con un 'kleenex', ahoga toses y hasta reprime un eructo. No sólo es hipocondríaco en la ficción. Hay que gritarle las preguntas, porque no oye bien. Se notan sus 72 años. Viste igual que en sus películas, y quizá por eso verle al natural no provoca extrañeza. Sólo cuando una pregunta le interesa levanta la vista y clava sus ojillos enmarcados en las ya icónicas gafas de pasta negra, tras las cuales, como relataba la voz en off de 'Manhattan', «acecha la potencia sexual comprimida de un felino de la selva».

Hubo un tiempo en que el director de 'Annie Hall' no salía de Nueva York. Como Hollywood hace años que dejó de confiar en él, tiene que buscar la financiación en Europa. 'Vicky Cristina Barcelona' está producida por Mediapro y se diría un publireportaje turístico de la ciudad condal. Pero también atesora destellos de genio gracias a Penélope Cruz y Javier Bardem, que se comen a Scarlett Johansson. Allen ha venido a San Sebastián con su mujer, sus hijas y su hermana Letty, productora de sus filmes. Le acompaña un cocinero francés que se ha quedado de brazos cruzados por culpa de las kokotxas de La Nicolasa y del genio de Arzak, que metió al director a comer en su cocina. Las niñas que esperan al 'Duque' en el María Cristina le ven pasar y gritan: «¿Woody, Woody!».

-¿Podría seguir haciendo cine sin dinero europeo?

-Sí. Pero en Estados Unidos los productores te dan el dinero con la condición de participar en el proceso creativo de la película: meterían mano al guión, decidirían los actores, toda clase de detalles. No me gusta que me digan lo que debo hacer, así que no estoy dispuesto a perder mi libertad.

-Hay quien dice que sus películas europeas le salen distintas que las americanas.

-No lo sé. Es posible que las que hago aquí se contagien automáticamante de una cierta sensibilidad europea que me domina sin que yo sea consciente. La influencia del país en el que ruedo es tan fuerte que puede acabar comunicándose a la película. De todos modos, yo siempre hago lo mismo, me siento igual al rodar sea donde sea.

-Uno de los personajes de 'Vicky...' llega a Barcelona para estudiar un máster de identidad catalana. Es un chiste con resonancias políticas. ¿Tan al tanto está de la realidad española?

-Es pura casualidad. Desconocía las profundas diferencias entre las identidades locales y regionales en España, no sabía lo intensas que eran ni que la identidad catalana fuera un tema tan candente. Los universitarios americanos viajan por el mundo a estudiar y hacen sus cursos de posgrado sobre toda clase de materias. Me pareció lógico y natural que la protagonista viniera a Barcelona a cursar un máster de identidad catalana, no sabía que estaba haciendo un chiste.

-Ha anunciado que sus próximas películas las puede rodar en Francia, Italia o España. ¿Se imagina rodando en un país que no pertenezca al Primer Mundo?

-No podría. No soy un buen viajero, no disfruto demasiado de viajar, lo hago porque a mi mujer le gusta. Antes de rodar una película en el extranjero siempre me pregunto si puedo vivir en ese país durante tres meses. Y hay muy pocos sitios en el mundo donde pueda hacerlo. No sería feliz viviendo en una ciudad que no sea Nueva York, París, Londres, Barcelona... Hay colegas de profesión que me cuentan que se van al desierto durante cuatro meses a rodar. No sé cómo pueden hacerlo, yo no lo haría ni loco.

-Usted se ha reído de la muerte, el sexo, la religión, las relaciones de pareja... ¿Hay algún tema tabú?

-No hay ningún tema del que no te puedas reír. Puedes hacer comedia de cualquier cosa si lo abordas desde el punto de vista correcto. A veces, hace falta que pase un tiempo desde una tragedia para poder reírte de ella, como el 11-S. Fue tan trágico que durante las semanas siguientes nadie se atrevió a hacer chistes, pero ahora es legítimo. Eso sí, debes ser lo suficientemente inteligente para no resultar ofensivo.

«Bardem ya era conocido»

-¿Qué conoce del cine español?

-La industria del cine español es similar a la que me he encontrado en Nueva York y Londres. Gente muy normal y profesional, rodar con ellos ha sido como hacerlo en Estados Unidos. El director de fotografía, Javier Aguirresarobe, ha sido extraordinario. Y los actores españoles. No hay ninguna diferencia, sólo el idioma. Ya conocía lo bueno que es el cine español gracias a las películas que llegan a Nueva York. Había visto a Javier Bardem antes de ganar el Oscar, tenía un prestigio ganado y era conocido entre los cinéfilos.

-¿Cómo le conoció?

-Necesitaba a un actor español carismático y con un físico poderoso. Su reputación le precedía, sabía que era un buen actor de cine. Así que le envié el guión y le llamé por teléfono. Tuvimos una pequeña conversación y estuvo de acuerdo en hacer la película. La primera vez que le vi en persona fue en las pruebas de vestuario. Descubrí a un hombre cordial y simpático. Al día siguiente empezamos el rodaje, no hubo ensayos.

-¿Escribe el guión con los actores ya en mente?

-No, primero escribo la historia y luego pienso en los mejores actores posibles para encarnar a los personajes. Una excepción ha sido Penélope Cruz. Se enteró por la prensa de que iba a rodar en Barcelona y me telefoneó para reunirse en mi oficina de Nueva York. Me dijo que estaría encantada de trabajar conmigo, así que escribí el papel para que pudiera explotar su talento. Normalmente trabajo con el director de casting, pero en este caso me alegró su ofrecimiento. Ya la había visto en el cine de Almodóvar.

-Todos los actores quieren trabajar con usted.

-Bueno, bueno, no todos. Yo los pillo entre dos rodajes. Sólo les pago lo mínimo estipulado por el sindicato. Así que, si en ese momento no tienen otra oferta, trabajan conmigo. No puedo competir con los cachés habituales de Sean Penn o Scarlett Johansson. Pero entiendo cuando se niegan porque no pueden permitirse estar en mi película si les ofrezco el salario mínimo.

-¿Le afectan las malas críticas?

-Llevo 35 años sin leer ni una línea de lo que escriben sobre mí. Cuando oigo mi nombre en televisión, la apago. He seguido esa costumbre con mucha disciplina. Si haces caso de las malas críticas puedes perder la confianza, y si te crees las buenas que te llaman genio se te puede subir a la cabeza. Cuanto menos se sepa sobre uno mismo, mejor. Mire, yo suelo tener la última palabra sobre el póster de mis películas. Pero a veces la distribuidora escribe frases halagadoras de los críticos que yo no elijo. Estoy suscrito a 'The New York Times', un excelente periódico. Lo leo a diario. Las noticias, los editoriales y, por supuesto, los deportes. Pero siempre me salto la sección de espectáculos.

-¿Y qué piensa estos días cuando lee las páginas de política?

-Si Barack Obama no gana será una humillación y una vergüenza nacional, algo terrible para Estados Unidos en muchos sentidos. Obama representa un enorme paso adelante respecto a los ocho catastróficos, incompetentes y deshonestos años que hemos padecido. Si el pueblo americano no le vota y prefiere a McCain -más de lo mismo- sería catastrófico. Obama es mucho mejor que el otro candidato, así de simple.

-Billy Wilder decía que cuando estaba feliz le salían tragedias y cuando se sentía deprimido comedias.

-Nunca me ha afectado mi estado anímico a la hora de escribir. Me siento y fluyen ideas sin más. Me imagino rodando una tragedia en su país, o una intriga siniestra. Tienen grandes ciudades donde ambientarla.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
El blog de ideal.es sobre cine (o algo parecido... [+]
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS