Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Granada

Estás en: Ideal > Local > Granada
MICAELA NAVARRO CONSEJERA DE IGUALDAD Y BIENESTAR SOCIAL
«Los menores inmigrantes vienen aquí como el que va de Erasmus»
Navarro repite en Igualdad con los retos de agilizar la Ley de Dependencia y vencer el bloqueo de Marruecos para que mil niños tutelados vuelvan con sus familias
13.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Micaela Navarro (Andújar, 1956) repetirá en la consejería de Igualdad y Bienestar Social una segunda legislatura. El desarrollo de la Ley de Dependencia, la situación de las mujeres maltratadas, o el bloqueado proceso de reagrupación de los mil niños inmigrantes que actualmente tutela la Junta son algunos de los retos que tiene por delante. Para ello, contará con un equipo paritario en el que, en su caso, le ha costado cumplir la cuota masculina. Navarro afirma que ver desigualdades, «no me desanima, me carga aún más las pilas».

-Bajo el paraguas del nuevo Ministerio de Igualdad, ¿cambiarán las cosas en esta legislatura?

-Será igual que la anterior, porque en Andalucía ya existía esa estructura, con la consejería de Igualdad y Bienestar Social. El ministerio no nos va a afectar para nada. Sólo que ahora trataremos con dos ministerios, el de Educación y el de Igualdad.

-¿Cree que era necesario?

-Todo aquello que sea visualizar lo que tenga que ver con los derechos y circunstancias que todavía hoy son distintos entre hombres y mujeres, me parece absolutamente positivo.

-Chaves ha reconocido que el nombramiento de Bibiana Aído como ministra fue para él una sorpresa...

-Yo tampoco lo esperaba. Es una persona que, siendo joven, tiene la cabeza bien amueblada y muy claro lo que quiere, que es lo que hace falta. Ha sido una sorpresa agradable.

-Usted lleva años denunciando que la Junta no puede atender a los menores inmigrantes, y siguen llegando...

-Ahora tenemos unos 1.100 menores. En los últimos meses ha habido un descenso en la entrada, aunque siguen llegando. Lo que sigo defendiendo es que los menores que vienen no son niños desamparados. Están aquí solos pero no carecen de atención de sus familias. Por eso no comparto que en caso de ser reagrupados tengan que ir a un centro de acogida en Marruecos. Porque no tienen el perfil de niños desamparados. Son menores con dificultades socioeconómicas en su familia. Pero tienen familia y se preocupan por ellos. Se pueden contar por decenas las llamadas telefónicas que estos niños reciben por parte de sus familias. Una familia que no lo quiere, no se interesa por saber si ha llegado o no. Y muchas veces sabemos que un menor inmigrante viene porque su familia llama antes. Ellos conocen perfectamente la red de recursos de Andalucía y cuando vienen, vienen como el que se va con una beca Erasmus a estudiar fuera. No me parece justo para esos menores que tengan que crecer careciendo de sus familias. La Unión Europea en su conjunto tiene que desarrollar programas de cooperación al desarrollo para que estos niños crezcan con su familia. Y esta situación tampoco me parece justa para su país, porque ellos son una parte importante del futuro de su país.

-Pero no se puede dejar de atenderlos...

-No, pero no vamos a ser más buenos por decir que vengan todos los menores que quieran. Hace falta que no seamos hipócritas. El día que haya una desgracia, nos rasgaremos las vestiduras. Hay muchos niños que exponen sus vidas todos los días. Mientras sigan llegando, serán atendidos como menores solos, pero la solución no pasa porque todos los menores de Marruecos se vengan a Andalucía. Y no quiero centros para estos niños tampoco en Marruecos.

-En los centros andaluces, ya casi todos los internos son inmigrantes

-Hay programas de acogimiento familiar en los que están la mayoría de los niños nacidos aquí. Por eso en muchos centros casi el 100% son menores inmigrantes, no porque estén separados. En el momento que llegan aquí, se olvida de donde vienen. En estos últimos cuatro años hemos favorecido sobre todo los acogimientos hasta que la situación del niño se resuelve. Ahora hay centros, como el de Jerez, que íbamos a cerrar porque no había niños y ahora está al 100% y todos son niños inmigrantes.

-Qué pasó con el proceso de reagrupación familiar de esos menores, que se anunció hace más de un año?

-Estamos esperando todavía.

-¿No se ha hecho nada?

-Nunca se inició, más allá de la voluntad mostrada en Toledo, la última que mantuvimos. La voluntad mostrada por el gobierno de Marruecos yo creí que esta vez sí era definitiva. Tuvimos algunas reuniones y dimos algunos expedientes concretos de algunos niños y pensé que esta vez sí. Pero de momento, nada. No hay voluntad por cooperar.

-¿Qué parte de las implicadas ha parado el proceso?

-La Junta tiene expedientes enviados a la delegación del Gobierno, porque la Fiscalía y los consulados tienen que verlo. Esos expedientes no sólo se han enviado sino que se actualizan. Pero no depende de nosotros. Ahora se había aprobado un memorándum del Gobierno de Marruecos para poder reagruparlos, pero tampoco. La única comunidad donde no se ha reagrupado ningún menor desde 2003 es en Andalucía.

-¿Por qué?

-Tiene que ver más que con la embajada, con los consulados. Ellos tienen que ver la documentación que nosotros aportamos.

-Cómo hay comunidades como Cataluña donde sí se han reagrupado menores, cuando en Andalucía tienen una presencia mucho mayor.

-Cataluña, Valencia, Madrid. Ninguno de ellos lo puede hacer por sí mismos, tiene que ser el Estado y la Fiscalía la que ayude a hacerlo.

-¿Y el Gobierno no les ha apoyado con esto?

-Firmamos un convenio con el Gobierno en noviembre por el que nos dieron 4 millones de euros porque la competencia de menores era cosa de la comunidad autónoma. Y dado la cantidad de menores en Andalucía y Canarias, por su situación de fronteras entre dos mundos, firmamos un convenio por el que nos aportaron 4 millones de euros. Aunque todas las manos que se nos echen son pocas, yo echo de menos que el consulado de Marruecos agilizara la tramitación de esos expedientes. El Gobierno tiene que esperar también que se verifiquen todos esos documentos.

-¿Están desbordados los centros ahora?

-Lo más difícil es cuando llegan cien niños de golpe. Cuando pasa esa semana se les va reubicando por las ocho provincias. Que lleguen a Granada o Almería no significa que se queden ahí. También hay casos en los que tienen familiares que los están esperando cuando llegan. Ese viaje está planificado. Hemos visto casos de familiares que están en el puerto esperando que llegue la patera. Hay una vía, que la Ley de Extranjería recoge y que es la reagrupación familiar.

-Últimamente han salido a la luz casos terribles de pederastia, ¿les preocupa que pueda haber un aumento de abusos a menores?

-No sólo nos preocupa sino que nos ocupa a diario. A mi no me gusta hablar de esos temas. Yo entiendo el derecho a la información que tienen las personas y el derecho a informar de los medios. Pero a veces, no dar detalles facilita la resolución menos dolorosa para el niño y la familia. Aunque hay veces que la propia familia, por agilizar, son los primeros que acuden a la prensa. Yo no creo que hayan aumentado los casos. Creo que se han aumentado los controles para que se detecte y se denuncien los casos. Hay un teléfono de información al menor (900 851 818) al que se puede llamar de forma anónima y en el que se analizan todas las llamadas.

-La vicepresidenta ha dicho que si encuentran carencias en la Ley contra la Violencia de Género se reformará, ¿cree que existen?

-Yo creo que lo primero que hay que hacer es ese informe que el Gobierno está haciendo ahora. Hay que hacer un estudio detallado, serio y riguroso. Es un delito con las mismas consecuencias que cualquier otro delito, pero no las mismas causas. En base a eso, si se demuestra que la ley se puede mejorar hay que hacerlo de forma inmediata.

-¿A qué causas distintas se refiere?

-Normalmente, cuando se comete otro delito violento, la relación con el agresor no es la misma que en estos casos. Para mi, la ley más compleja en este momento es la ley de Violencia de Género. Tiene las mismas consecuencias, pero no las mismas causas. El agresor está haciendo un trabajo de desgaste psicológico. Y es un delito que se cimenta sobre una relación afectiva que en algún momento ha funcionado, con hijos de por medio en algunos casos y eso les obliga a seguir manteniendo relación. Aunque un juez puede determinar que no haya régimen de visitas, también es verdad que hay una tremenda resistencia de los jueces a interrumpir el régimen de visitas cuando hay casos de violencia. Y este régimen de visitas supone que el padre tiene localizada a la madre.

-Siempre se hace hincapié en la protección policial, pero quizá sería necesarios recursos económicos para que las mujeres se independicen de sus agresores

-Lo importante es la integralidad de la ley, no se puede separar un recurso de otro. Esto no significa que no haya que reformarla, sería lo primero que habría que hacer si se va a mejorar. Lo bueno que tiene la ley es que no hay una medida más importante que otra, todas se complementan y las hay de todo tipo. No todas las mujeres que sufren violencia y la denuncian son asesinadas, pero lo que está claro es que muchas de ellas dejan de vivir en libertad, se pasan huyendo toda la vida. Eso no pasa en otros tipos de delitos. En la mayoría de los casos las mujeres retiran las denuncias y vuelven con el agresor no por amor, sino porque piensan que volviendo va a suavizar la ira del agresor. Eso es una equivocación tremenda. Porque el agresor, lo que no perdona, es que se ponga en evidencia que es un agresor, cuando para el resto de la sociedad es una persona normal.

-A pesar de la ley y de otras medidas, el número de víctimas no desciende

-Yo creo que aunque sólo hubiera una sola víctima, hay que seguir evaluando el trabajo. Lo que pesa en este momento es que un porcentaje muy alto de las mujeres asesinadas nunca había puesto una denuncia y hay que saber por qué. Cuando una mujer es asesinada por violencia de género, no suele ser la primera agresión que recibe. A pesar de los muchos mecanismos que existen, esas mujeres no denuncian.

-La Ley de Dependencia también ha recibido críticas por su lento desarrollo

-Se están acortando los plazos desde que se presenta la solicitud hasta que es valorada la persona. Cuando se abre el procedimiento, en apenas un mes hubo más de 100.000 solicitudes y hay que valorarlas todas. No todas las solicitudes que se presentan son dependientes severos. Pero Andalucía es la comunidad que está más avanzada.

-¿Cuesta trabajo cumplir la paridad en los equipos provinciales?

-Más que costar trabajo, en mi caso tengo que quitar mujeres para poner hombres. La ley también lo establece en aquellos casos en que hay nombramientos nuevos, y es difícil. Pero hay que dar esa vuelta de tuerca, porque si no, nunca vamos a conseguir igualdad. Evidentemente hay dificultad, sobre todo cuando ya hay alguien trabajando.

mvcobo@ideal.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS