Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

SOCIEDAD
Mentiras de leyenda
Existen desde tiempos remotos, pero ya no son sólo relatos que corren de boca en boca. Los mitos urbanos se reinventan y se valen de Internet para multiplicar sus efectos
22.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Mentiras de leyenda
SI usted conduce por la noche y ve un vehículo con las luces apagadas ¿no le haga un cambio de luces para avisarle! Se convertirá en su objetivo y le perseguirá hasta matar a todos los ocupantes del coche. Es un juego de iniciación de una pandilla que se hace llamar 'Sangre'». Este aviso figura en un supuesto fax de la policía local de Roquetas de Mar (Almería) que hizo cundir la alarma entre los conductores a finales de 2005. Correos electrónicos en cadena y foros de Internet se hicieron eco de la noticia y la difundieron con rapidez. Aparecían casos en Inglaterra, Francia, Portugal... Pero todo fue una invención. La 'pandilla sangre' es sólo una leyenda urbana más.

Nacen con la intención de atemorizar, perjudicar la imagen de la competencia, por propio ego o, simplemente, por el deseo de hacer daño. Los mitos urbanos, como explica el periodista Alberto Granados, que recopila los mejores en su libro 'Leyendas urbanas. Entre la realidad y la superstición' (Aguilar), existen «desde la más remota antigüedad». Sobreviven adaptándose a los tiempos y a las culturas de cada país. Por eso, ya no son meros relatos que el boca a boca mantiene vivos, ahora la imagen y la tecnología cobran protagonismo. Y cuentan con un gran aliado: la Red (hay 2,5 millones de entradas en Google por 'leyenda urbana').

«Antes, para que una leyenda originada en EE UU llegase a Europa podían pasar décadas; hoy da la vuelta al mundo traducida y adaptada a los diversos idiomas en menos de una semana», asegura el escritor y periodista Santiago Camacho, autor del libro 'Leyendas urbanas' (Edaf). Pero incluso desde el inicio de Internet hasta hoy, los bulos ('hoax' entre los internautas), los rumores infundados y los mitos han evolucionado. «El correo electrónico no ha ido a más y la moda está ahora en otros formatos, como el vídeo o la fotografía», confirma el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet, Miguel Pérez Subías. «Las modernas leyendas urbanas son más que relatos sorprendentes; con frecuencia son filmaciones que muestran cosas asombrosas, fotografías o supuestos documentos sonoros», corrobora el periodista y escritor Javier Sierra.

Y es que nunca como hoy ha sido tan sencillo falsificar una imagen. La popularización del teléfono móvil con cámara posibilita que cualquiera pueda grabar una escena, manipularla en el ordenador y hacerla pasar por auténtica a través de la Red. Es cuestión de minutos y de una cierta habilidad. «Con las facilidades que permiten aplicaciones como Photoshop y con plataformas de distribución como blogs o Youtube, se lleva la broma a imagen y se le da más verosimilitud», apunta el subdirector del Observatorio para la Cibersociedad, Fernando Garrido.

Revelar el fraude

Pero, aunque la imagen pueda aportar un plus de credibilidad a la historia, la misma tecnología ayuda a desmontar el fraude. De hecho, un simple análisis informático de la fotografía o el vídeo revela los distintos filtros a los que han sido sometidos e incluso los programas que se han empleado.

Así, Internet está plagado de vídeos y fotos de apariciones fantasmagóricas, OVNIS e imágenes insólitas que no resisten la más mínima investigación. Granados recuerda, por ejemplo, cómo se desmontó un supuesto avistamiento OVNI en un país europeo porque el mismo objeto volante aparecía en otro vídeo captado en Suramérica. Seres de otro planeta también protagonizan una filmación grabada a través del móvil que llegó a calificarse en una cadena mexicana como el «primer videoaficionado del mundo en el que se registra un contacto extraterrestre». En el montaje, un hombre pasea por una calle de México cuando tras una farola se asoma el brazo de un alienígena.

Por otro lado, el sociólogo y profesor de Rumores y Leyendas urbanas de la Universidad de Guadalajara (México), Francisco Javier Cortázar, recoge en un reciente trabajo sobre 'imágenes rumorales' transmitidas de e-mail a e-mail la fotografía de un espectacular iceberg en la que se ve tanto la parte que sobresale del agua como la que permanece hundida. La instantánea circula por Internet desde 1999 como realizada por un marino, a pesar de que su autor, un fotógrafo profesional, confesó que se trataba de una imagen digital con varias tomas superpuestas para lograr el efecto deseado.

Los famosos y las grandes empresas son caldo de cultivo de leyendas urbanas. Dentro del mundo rosa, el bulo por antonomasia es que el asegura que Walt Disney está criogenizado. A este le han seguido historias truculentas como la supuesta muerte de Bill Gates, con web incluida (www.billgatesisdead.com).

En el terreno de los negocios, las firmas más perjudicadas han sido McDonald's, Coca Cola y, hace tan sólo unos meses, Danone. Sobre esta última se difundió por correo a principios de 2007 que uno de sus productos estrella impedía la generación de una bacteria necesaria para el organismo, una mentira que obligó a la multinacional a enviar un desmentido.

Sea cual sea su objetivo, lo cierto es que las leyendas urbanas se reinventan, se suben al carro de la tecnología y consiguen perpetuar su esencia: infundir miedo, alarma o sorpresa. Ni los años ni los avances han hecho mella. La mentira sigue ahí fuera.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Descuentos
Videos de Costa
más videos [+]
Costa
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS