Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

SOCIEDAD
Vinos de altura
Cádiar, Cortes y Graena y Marchal brindan al viajero caldos y paisajes singulares para disfrutar de la vendimia y hacer senderismo
27.09.07 - 12:38 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
ÉPOCA de vendimia, época de alegría. La provincia de Granada se caracteriza por muchas particularidades en su arquitectura, naturaleza, clima y otras tantas cuestiones. Y tiene una singularidad: sus vinos, que se producen en unos parajes de unas características muy especiales. Fundamentalmente los tres que tienen el sello de calidad de la asociación de Vinos Singulares de Pagos Andaluces (V.S.P.A). Un trío que facilita una excursión enoturística de lo más placentera y relajada por pagos y paisajes de una gran belleza. Las bodegas de donde salen estos vinos de pagos unen Cádiar, Marchal y Cortes y Graena.

La primera parada en esta ruta, que el viajero debe saborear sorbito a sorbito, es Cádiar, concretamente la bodega de Barranco Oscuro. Cuentan en la bodega una anécdota bastante ilustrativa del arte del vino: «Teníamos visita en la bodega y al ir a catar un vino alguien dijo: 'A mi hermana no le des que es alérgica al vino'. Manolo -el dueño-, incrédulo, entre la intuición y la sabiduría 'obligó' a probar un poco del vino a la supuesta alérgica, que quedó curada de tal enfermedad para siempre». Maravillados pueden quedar algunos y otros divertidos, tanto como lo estarán cuando contemplen las magníficas vistas de este pueblo alpujarreño.

Cádiar, enclavado entre Sierra Nevada y la Contraviesa, a orillas del río Guadalfeo, es un lugar que hay que recorrer y en el que se puede apreciar perfectamente el tipismo alpujarreño. Con un encanto especial en otoño. En sus alrededores y en los pagos de la bodega Barranco Oscuro se están recogiendo estos días las uvas que producen el vino 'más alto' de Europa. Es el denominado 1.368. Se cría en el cerro de las Monjas. Es el resultado de la mezcla de seis variedades con presencia mayoritaria de garnacha y cabernet sauvignon del citado cerro, con unas vistas impresionantes. Por cierto, este año hay mucha menos producción.

Espacio artesanal

Al igual que en Cádiar, en Cortes y Graena, el segundo pago en altitud sobre el nivel del mar, el vino es singular. Está sobre unos 1.000 metros y la bodega Cauzón, donde se produce este rico caldo, es artesanal. En la cara norte de Sierra Nevada se crían las uvas de las que sale un «vino-vino, porque es artesanal». Además de comprar y probar los vinos de Ramón Saavedra -el propietario-, como es el Cauzón blanco, el tinto y el IraDei -de siete a quince euros-, hay que dar una vuelta por el pueblo.

Al senderismos que se puede practicar en Cádiar, se suma el en este entorno el atractivo de las casas cuevas y el balneario termal de baños de Graena. Chorros, lodoterapia, masajes, piscina, sauna son algunos de los tratamientos que figuran en su oferta y que esperan al turista después de visitar la bodega de Cauzón, su pago o alguno de los parajes del pueblo. En todo el municipio hay huellas de las civilizaciones más remotas, desde la Edad de Bronce, la época romana hasta el asentamiento árabe y nuestros días.

En Cortes y Graena el viajero tiene la posibilidad de degustar ricos platos, entre ellos el choto en salsa, que podrá acompañar con el rico vino artesanal de la bodega Cauzón, sita en el núcleo poblacional de Graena. Para alojarse en este municipio no suele haber problemas debido a la 'gran oferta' de casas cueva como ya se ha mencionado.

Sin química

Desde Cortes y Graena la próxima parada es Marchal, un pequeño pueblo en el que tiene su bodega Naranjuez, dirigida por Antonio Vílchez. En este caso el viñedo, a orillas del río Alhama en la cara norte de Sierra Nevada, está situado a 900 metros de altura sobre el nivel del mar. Se cultiva sin tratamientos ni fertilizantes químicos. Está abierta para todo el que quiera visitarlo y además tiene una particularidad: la sala de crianza está en una cueva.

En Marchal sin lugar a dudas lo que llama la atención es su paisaje. Es un pequeño pueblo en el que abundan en su casco urbano las viviendas excavadas en cuevas. En el paseo por el mismo el viajero descubrirá, además, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Anunciación y el palacio de los Gallardo o Casa Rosa. Al igual que los otros dos municipios de esta ruta enoturística, Marchal es un rincón perfecto para hacer senderismo y escuchar los silencios saboreando un singular vino de cosechas anteriores de las bodegas Barranco Oscuro, Naranjuez y Cauzón.

Ahora es el momento de ver los pagos con uvas, cómo se recogen y las bodegas. Hay que reservar un tiempo para disfrutarlas y sacarles gusto como al vino.
Descuentos
Videos de Costa
más videos [+]
Costa
Vocento
Proveedor Servicios InternetRSS