El hermano de Jesús Calleja vuelve a televisión con su impactante programa

Kike Calleja muestra una trucha en un lance de pesca sin muerte, una de sus pasiones./
Kike Calleja muestra una trucha en un lance de pesca sin muerte, una de sus pasiones.

Kike Calleja regresa a BeMad con la segunda temporada de 'Río Salvaje'. En esta ocasión viajará a Sudáfrica para trabajar junto a los conservadores de una reserva natural

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

«Será la cecina de León que nos daban de pequeños, el chorizo... O el aire limpio, no lo sé». Kike Calleja (Fresno de la Vega, León, 48 años) también ha salido aventurero como Jesús, su hermano mayor. Ambos compartieron trabajo como estilistas en una peluquería, vendieron coches y, desde hace unos años, triunfan en la televisión. A Kike también le brillan los ojos cuando habla de sus programas, en este caso 'Río Salvaje', la segunda temporada del formato de reportajes de pesca y naturaleza del canal en abierto de Mediaset BeMad, que regresa este domingo (a partir de las 23.00 horas).

En esta ocasión, seis de los catorce episodios que componen el programa se saldrán un poco del guion habitual, ya que dejan la pesca de lado y se desarrollarán en Sudáfrica; concretamente, en la reserva natural de Gondwana. Allí el menor de los Calleja acompañará a un grupo de 'rangers' en sus labores de conservación de las distintas especies salvajes que habitan el lugar.

«No queríamos ir simplemente a grabar animales, queríamos dar un paso más allá, trabajar con los 'rangers' en la propia reserva. Nos hemos levantado a las seis de la mañana, hemos sacado sangre a rinocerontes, desparasitado a elefantes, buscado a un león si le falla el collar de seguimiento... El trabajo era frenético, pero a la vez apasionante. No tenemos muchos programas así en la parrilla, creo que en televisión falta mucha información sobre naturaleza y conservación», explica Kike a este periódico.

Uno de los momentos más emocionantes de su visita al país africano fue, según sus propias palabras, la reintroducción en la reserva de un guepardo rescatado de una vida en cautividad. «Todavía se me ponen los pelos de punta al recordarlo -confiesa-. Este guepardo se vendió como mascota y al liberarlo conseguimos que volviera a ser un animal otra vez. Estaba amaestrado como un gatito, pero no deja de ser un carnívoro imponente, capaz de tumbar a un ñu para comérselo».

En su regreso a la Península Ibérica, Kike Calleja volverá a practicar delante de los espectadores una de sus pasiones, la pesca sin muerte. «Esta práctica funciona realmente -argumenta el naturalista-; gracias a ella encontramos ríos en Castilla y León donde cada vez hay más peces y son más grandes, al soportar un ritmo menor de capturas».

Para la filmación de algunos capítulos de la segunda temporada de 'Río Salvaje', el equipo ha visitado varios ríos que se habían quedado secos por culpa de la sequía y han rescatado truchas que estaban condenadas a una muerte segura. «Lo hemos hecho mediante pesca eléctrica, una técnica que consigue dormir los peces pero sin matarlos -ilustra-. Luego los metemos en unos tanques y los liberamos en zonas del cauce donde hay más agua».

Ya en tierra firme, el menor de los Calleja viajará hasta la provincia de Granada para ayudar a la Asociación Herpetológica Granadina a rescatar gallipatos, una especie de anfibios que necesitan ser trasladados para sobrevivir cuando sus charcas se secan. Además, acompañará a voluntarios de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos para ayudar a introducir este ave en el Parque Nacional de Picos de Europa y colaborará también con el equipo de Biología de Conservación de la Universidad de Barcelona anillando y tomando muestras de polluelos de alimoches.

Fotos

Vídeos