El sorprendente nuevo programa de La Sexta que mezcla a andaluces y catalanes

El sorprendente nuevo programa de La Sexta que mezcla a andaluces y catalanes

Catorce mujeres andaluzas y catalanas han compartido casa en 'Bienvenidos al Norte y al Sur', el nuevo documental de La Sexta

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Estábamos nerviosas antes de ir, pero fue empezar a hablar y ahora nos entendemos». El testimonio de Magdalena Sánchez, una profesora jubilada de Ginés (Sevilla) que ha pasado unas semanas en Cataluña en la casa de Remei Plaza, también maestra pero independentista en su caso, es un buen ejemplo de lo equivocados que pueden estar a veces los tópicos. «Ni los catalanes son supremacistas ni los andaluces somos vagos», añade ella rotundamente. Ambas son dos de las catorce mujeres andaluzas y catalanas de posturas políticas antagónicas que han aceptado participar en 'Bienvenidas al Norte y al Sur', un documental de cuatro capítulos que estrena esta noche La Sexta (22.30 horas). Todas ellas han convivido en Sevilla y en Sant Vicenç dels Horts y en Berga (Barcelona), abriendo sus hogares a sus vecinas del otro lado de la península Ibérica.

La idea surgió de Eugenia Parejo, la matriarca de la familia sevillana a la que visitó el exvicepresident de la Generalitat Oriol Junqueras en un episodio de 'Salvados' en 2014 para hablar del asunto catalán. Entre los dos surgió una amistad que se mantiene a día de hoy, pese a su diferente posicionamiento respecto a la unidad del país. «Se lo propuse a mi círculo de amistades, mujeres de una cierta edad que nos podíamos entender con mujeres de nuestras mismas características en Cataluña. Sobre todo porque este tema siempre se trata con crispación, no con diálogo. Se lo comenté a Oriol y me presentó a mucha gente de su pueblo, muchas de ellas que ni siquiera compartían sus opiniones políticas. Al final esta experiencia ha superado a todo lo que yo me podía imaginar, convivir con otras personas en sus casas funciona», explica Parejo a este periódico.

«La pluralidad es bonita»

En esta peculiar muestra elegida hay de todo, desde Carmen Díaz, catalana opuesta a la independencia, hasta Isabel Rodríguez, andaluza favorable a un referéndum. Ahora sienten más empatía con un pueblo al que hasta hace muy poco consideraban «rival», aunque siguen manteniendo las mismas ideas políticas con las que iniciaron la experiencia.

Pero algo ha cambiado. «Creo que tendríamos que enfocar nuestra pluralidad para enriquecernos, es una de las cosas más bonitas que hay en este país. Que no nos moleste el hecho de oír a alguien hablando en gallego o en euskera. Al menos que se meta en la cabeza de la gente que tenemos diferencias y eso no es malo», señala Montse Rusines, cocinera retirada e independentista «de pura cepa», que ha compartido la experiencia con Loli Martín, una mujer andaluza que sacó adelante a su familia limpiando escaleras y no quiere «ni oír hablar de un referéndum».

Este grupo multicolor de abuelas charlará largo y tendido con políticos como Roger Torrent, presidente del Parlament, o Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña, entre otros. «Espero que vean este programa y aprendan algo», subraya Évole.La prueba de que el diálogo ha fructicado es que ahora se consideran «buenas amigas», siguen quedando y mantienen contacto gracias a un grupo de WhatsApp llamado 'Andaluña'. «No nos paramos de mandar fotos, unas en la Feria, las otras en la manifestación (risas)», bromea Magdalena.

Fotos

Vídeos