Dior celebra la mujer libre de mayo de 1968

Desfile de los modelos de Maria Grazia Chiuri en París. /Pascal Rossignol (Reuters)
Desfile de los modelos de Maria Grazia Chiuri en París. / Pascal Rossignol (Reuters)

El mensaje reivindicativo se extendió a toda la escenografía organizada en el Museo Rodin de París

COLPISA / AFP

Las flores y los colores vivos característicos del espíritu 'hippie' de 1968 impregnaron este martes el último desfile feminista de Dior en París, al que asistió, invitada por la marca de lujo, la estrella mexicana Belinda.

Desde su llegada a la firma francesa a mediados de 2016, la directora artística Maria Grazia Chiuri enarbola la bandera feminista y este pase para el próximo otoño-invierno no fue una excepción, al abrirlo con un suéter blanco y verde, con el lema bien centrado y visible 'C'est non non non et non' (No es no). "Esta frase estaba en los archivos de Christian Dior... Creo que a veces está bien decir no, no, no. Además también llamo a mi hija 'Señora No', explicó la italiana a la prensa.

En plena tormenta por el escándalo Weinstein y la campaña #MeToo, la prenda puede convertirse rápidamente en un clásico de los 'fashionistas', como la primera camiseta militante que lanzó Chiuri con el eslogan 'We should all be feminists' (Todos deberíamos ser feministas) y que en la página web de Dior cuesta 550 euros (670 dólares).

El mensaje reivindicativo se extendió a toda la escenografía organizada en el Museo Rodin de París, empapelado con recortes de revistas especializadas como Vogue, Elle y Cosmopolitan, fotografías de los años 1970 y proclamas como 'Women rights are human rights' (Los derechos de las mujeres son derechos humanos).

"Quería rendir homenaje" a estas publicaciones que "apoyaron en gran medida la liberación de las mujeres", dijo Chiuri. En ese universo, la diseñadora presentó una colección de prêt-à-porter inspirada en el movimiento de mayo de 1968 e insufló calor a la jornada de frío siberiano en París con colores amarillos, naranjas, rojos y lilas que se combinan en estampados y patchworks.

"Feminismo significa libertad. Y el punto de partida fueron las revoluciones de 1968. Quise saber qué pasó en Dior en 1968 y me encontré con esta historia divertida de unas mujeres que protestaron en la tienda (de Londres) porque querían más minifaldas", dijo en alusión a una inmensa fotografía expuesta en blanco y negro en la que una mujer agita una pancarta que reza 'Minifaldas para siempre'.

El sombrero 'gavroche' y las gafas de sol cuadradas representaron el denominador común de los conjuntos, en los que los vestidos transparentes dejaron ver sujetadores deportivos sin aros y culotes. Los bolsos se llevan en bandolera y los cinturones negros, gruesos, bien ajustados a la cintura.

La cantante y actriz Belinda, llevando un vestido vaporoso con motivos rupestres, cazadora de cuero y sombrero negro, todas ellas prendas de Dior, alabó la colección presentada por Chiuri, una mujer con "muchísima fuerza". "Estoy impresionada de la escenografía, de cómo se mueven (las modelos). Maria Grazia lo hizo muy bien, es como la mujer poderosa, y se nota desde que entras, que son mujeres con mucho carácter y personalidad", dijo la mexicana, que cuenta con casi seis millones de seguidores en Instagram.

La segunda jornada de la Semana de la Moda estuvo marcada además por el desfile nocturno de Saint Laurent, cuyo director artístico Anthony Vaccarello ensalzó las piernas femeninas, dejándolas al descubierto en casi todos los conjuntos. La mujer lleva hombreras cuadradas que ensanchan su espalda y el cuero y el negro, estilo rockero, vuelven a ser la marca de la casa.

La pasarela, instalada frente a la Torre Eiffel, recreó una pista de discoteca, en la que también desfilaron hombres con el cabello largo, que se visten de negro y gris.

Fotos

Vídeos