'Espejo Público' desvela cómo el asesino de Susqueda acusa a su hijo: «Me hizo comerme el marrón por matar a su madre»

'Espejo Público' desvela cómo el asesino de Susqueda acusa a su hijo: «Me hizo comerme el marrón por matar a su madre»

Jordi Magentí confesó esta versión a su compañero de celda, aunque los Mossos desconfían de la credibilidad del testimonio ofrecido por el acusado

IDEAL.ES

Siguen trascendiendo datos acerca del macabro crimen de Susqueda. El asesinato de Marc y Paula el pasado 24 de agosto está pendiente aún de resolución judicial que condene al que supuestamente acabó con sus vidas, Jordi Magenti. Un sujeto que, según se ha revelado, ahora señala directamente a su hijo como el causante de la muerte de los dos jóvenes en la zona de recreo de la provincia gerundense: «Cuando detuvieron a mi hijo me pidió a gritos que le perdonara por los crímenes y por lo que había hecho, pero que después del sufrimiento que había padecido en el pasado, porque asesiné a su madre, me tenía que comer el marrón».

La información desvelada por el programa 'Espejo Público', recoge que así se lo hizo saber el propio acusado a su compañero de celda, quien no dudó en testificar ante el juez. El reo recordó haber recibido el ingreso de Magenti en su misma celda, a quien vio muy nervioso. No paraba de llorar y fumar. Tras varias versiones que desmontó el propio compañero de celda, finalmente, el individuo confesó que subió al pantano con su hijo «para regar la plantación de marihuana». «Yo me encargaba de ir a buscar agua y dejaba a mi hijo cuidando de las plantas. En uno de esos viajes escuché las detonaciones y los gritos. Llegué y me encontré que había matado a la pareja», dijo.

La realidad es que su testimonio ya distaba un mundo de su primera versión ofrecida ante la Unidad Central de Desaparecidos de los Mossos d'Esquadra. En aquel momento dijo no haber ido al pantano aquel fatídico 24 de agosto. Sin embargo, tras una labor de investigación, los especialistas lograron que se situara en la zona. Lo hicieron gracias a la grabación de las cámaras, que captaron el coche de Jordi Magenti en las inmediaciones de la edificación abandonada. Allí acabó con Marc y Paula por el motivo que ya se conoce.

El acusado se personó en la zona el 24 y también al día siguiente, este último en compañía de su mujer. La utilizó como coartada. Allí la abandonó y dijo marcharse a pescar, pero todo apunta a que fue a borrar las pruebas incriminatorias. Tardó unos tres días en suprimir el rastro.

Un testimonio grabado

Según la información desvelada por el periodista Nacho Abad, el testimonio podría responder a una exculpación para incriminar a su hijo. El hecho de saber cuántos disparos hubo y cómo murió cada uno de los jóvenes apunta a ello. Pero se sigue desconfiando de la figura de su hijo, que fue detenido durante la investigación y acusado de un delito contra la salud pública por posesión de marihuana. Fue liberado tras su detención.

En una conversación pinchada entre padre e hijo, este último le trasladó la información publicada por el 'Diario Avui'. «Creo que tienes razón. Sospechan algo de nosotros. Dicen que la Policía va a investigar el pantano para encontrar alguna bala o alguna prueba», comunicó.

El progenitor respondió que las autoridades podían actuar de la forma que quisieran porque él no sabía «nada». Sin embargo, el joven incidió en que la investigación «mantenía en el punto de mira a los belgas» pero «hablan de un coche blanco». «Hay testigos que apunta a los movimientos de un coche sospechoso. Ya sabes cómo es esta gente, vienen de amigos y luego se sacan un as de la manga y te dan por ahí», exclama. La conversación concluye con el acusado mostrándose tajante: «Escúchame, lo que tienes que hacer es no llamarme para estas cosas».

Fotos

Vídeos