Ideal

El éxito profesional de David Muñoz le obliga a pasar poco tiempo con Cristina Pedroche

Muñoz y Pedroche se distancian
  • El cocinero trabaja todos los días de la semana

El matrimonio de David Muñoz y Cristina Pedroche está sometido a vuelos, trabajos y poco tiempo. Si el cocinero ya tenia poco tiempo debido a que se encuentra en el mejor momento de su vida laboral, ahora se suma a un proyecto más: el programa de televisión ‘El Xef’ en Cuatro. Ahí se mostrará el StreetXo de Londres, un restaurante situado en el barrio de MayFair, una de las zonas mas elitistas de la capital británica, que tras mucho esfuerzo el cocinero ha conseguido sacar adelante.

En el primer episodio de 'El Xef' se ha visto a un David cansado: "Me abruma pensar que empieza la semana que nunca terminó para mí o que termina la temporada que tampoco terminó para mí. Es una sensación de agotamiento continua". El cocineo es consciente de lo importante que es la reinvención en su restaturante: "Tengo que pensar en todos los menús de cada uno de mis restaurantes y que todos sean diferentes. Estas ideas se me suelen ocurrir cuando me voy a correr por la mañana"

David paga 35.000 euros mensuales de alquiler por este local al estar situado en una zona tan exclusiva y ha invertido cuatro millones de euros para que este proyecto salga adelante. Es aún más grande que su restaurante de Madrid ‘DiverXO’ y allí, en la capital británica, mantiene a ocho trabajadores que sacan adelante su estimado negocio.

El cocinero trabaja todos los días de la semana, cinco días en DiverXO y dos en el StreetXO, lo que implica que esté de viaje continuamente.

Haciendo cuentas de sus horas libres, David tiene que hacer encaje de bolillos para poder ver a su mujer, Cristina Pedroche. Su jornada comienza a las 11 de la mañana pero hasta las 5 de la tarde no descansa. Únicamente tres horas de su tiempo es lo que tiene libre hasta que vuelve a retomar su trabajo para ofrecer las cenas de su solicitado restaurante.

Quieren ser padres

Se desconoce cómo se organizará el matrimonio cuando se conviertan en padres. Ya han anunciado cuando quieren serlo, será después de que cumpla su próximo reto profesional: abrir un restaurante en Nueva York.

Ambos están profundamente enamorados y así lo declara la presentadora en cada una de sus apariciones. Pese a que Cristina viaja continuamente hasta Londres para ayudar a su marido, el tiempo del que disponen para disfrutar como pareja es mínimo.