Ideal

El actor granadino que triunfa en 'El final del camino': "En algún momento me ha salido la Alhambra"

El actor granadino que triunfa en 'El final del camino'
  • Antonio Velázquez es el héroe de la nueva serie de TVE ambientada durante la construcción de la catedral de Santiago

De ser un parado en Berlín en ‘Buscando el norte’ (Antena 3) a montar a caballo, vestir cota de malla y guerrear con espada en ‘El final del camino’ (TVE). Antonio Velázquez (Granada, 1981) interpreta a Gonzalo de Catoira, un héroe que cumple los cánones tradicionales del siglo XI, en una Compostela volcada en construir su catedral. Eso sí, durante el rodaje no aprendió nada de gallego, como él mismo reconoce, y se llevó algún golpe. «Me hice un esguince de tobillo… Pero yendo a comer».

– Con esta serie se ha convertido en un héroe de acción.

– ¡Pues ha sido duro! Precisamente queríamos que no fuera un ‘Águila Roja’, así que a las coreografías había que darles la contundencia necesaria para que fueran de verdad. Hay que tener en cuenta que es el siglo XI, hombres vestidos de acero luchando con cota de malla. Cuando llevas cuatro escenas grabadas estás reventado porque el vestuario pesa 15 kilos. Además, no llevábamos especialistas.

– Algún corte se habrá hecho…

– La verdad es que sí. Mi primer esguince me lo hice en la primera semana, pero no fue en una secuencia de acción, sino yendo a comer (risas). Las botas son muy complejas. Tenía la experiencia de hacer acción con este tipo de botas en ‘Tierra de lobos’ (Telecinco), con tacón, porque se te va el pie… Gracias a Dios no pasó nada.

– ¿Y lo de montar a caballo?

– Los caballos son mi pasión desde niño. Es muy difícil trabajar con ellos, aunque lo hayas hecho cien veces, porque no sabes cómo van a reaccionar delante de un equipo de doscientas personas. El animal está pendiente de todo y es muy difícil controlar no darnos un golpe, que no haya un ruido que les altere, incluso dañar al propio animal. En el capítulo cuatro hay una batalla que tuvimos que repetir muchas veces, yo no podía más y el jefe de especialistas me decía: ‘¡Vomita y sigue!’ (risas).

– Su personaje no es histórico, pero ¿se ha documentado de la época?

– La historiadora de la serie ha hecho un gran trabajo. Nos explicaba qué tipo de posturas teníamos que adoptar al estar delante de una reina... cualquier gesto que hago tiene un significado.

«Gonzalo es un héroe ñoño»

– Gonzalo es un héroe arquetípico, ¿quizá demasiado?

– Gonzalo puede resultar un héroe ñoño. Me explico, es un tipo honrado, enamorado, leal… Era necesario contar desde el principio cómo es el personaje porque tiene un arco enorme, para mí es un regalo. Esto de los ‘spoilers’ (duda)… Me encantaría contaros hasta dónde llega en la serie. Es un personaje muy bonito, se va a ir contaminando de lo que le sucede con otros personajes. Llegará a hacer cosas que nunca pensó que llegaría a hacer.

– ¿Cómo ha sido para un andaluz trabajar el acento gallego?

– Ups... en algún momento me ha salido la Alhambra (risas). Sobre todo cuando cortan una escena, se te acerca el director y te comenta que tengas cuidado porque se te ha escapado una ‘ese’. Lo he tenido que controlar.

– ¿Ha aprendido algo de gallego?

– Pues la verdad es que no. Nada de nada. He aprendido a hacerme el gallego.

– ¿Le veremos otra vez en ‘El Ministerio del Tiempo’?

– Eso hay que preguntárselo a ellos. Me encantaría.

– Hace un año estaba en Berlín rodando ‘Buscando el norte’ (Antena 3). ¿Le dejó mal sabor de boca su cancelación?

– Es que, de verdad, me considero un privilegiado aunque se cancelara. Lo hablaba con mi representante, llevo fuera de casa, entre una cosa y otra, un año. Entre lo de Berlín, cuatro meses en Galicia… Y encantado. Ahora a ver si conseguimos algún personaje de cine.