Ideal

«Jorge Javier te sorprende, es muy humilde»

«Jorge Javier te sorprende, es muy humilde»

  • A Edu Morlans Nacho Cano le pagó una operación para que siguiera bailando.Hoy trabaja en el musical 'Iba en serio', ha perdido 76 kilos y acaba de grabar su primer single

Cuando pesas 164 kilos pero bailas mejor que Travolta y en los castings te contratan porque eres un «gordazo tremendo» que, ya está dicho, baila mejor que Travolta es normal que sigas comiendo sin freno... Es lo que le ocurría al actor, bailarín y cantante Edu Morlans. Hasta que un día, en plena coreografía, le reventó una rodilla. Hoy Edu sigue bailando, trabaja en el show de Jorge Javier Vázquez (y no precisamente por gordo), pesa casi 80 kilos menos y acaba de lanzar su primer single: 'Yo te regalo'. Su trayectoria profesional es como un cuento de Navidad con su 'happy end' y Nacho Cano en el papel estelar de Rey Mago.

Todo empezó en Madrid, hace 31 años. Edu llegó al mundo en una familia de origen aragonés que ya contaba con un famoso. Su abuelo materno, Antonio Morlans, fue campeón del mundo de lucha libre. Al pequeño Edu la fama le alcanzó antes de perder los dientes de leche... «Una amiga de la familia trabajaba en los estudios Buñuel y les dijo a mis padres que necesitaban niños para el escaparate infantil de 'El precio justo'. Me eligieron y salí como figurante en el concurso de Joaquín Prat varias veces».

Lo del baile llegaría después. Edu no era especialmente bailón. Pero estaba obeso y tras probar «las mil y una dietas» decidió seguir a una amiga y apuntarse a la escuela de baile de Charley Hussey, el bailarín negro del televisivo Ballet Zoom en los legendarios tiempos de Lazarov y Giorgio Aresu. Hussey no es de regalar cumplidos, pero un día vio algo en Morlans y lo llamó aparte. «¿Puedes hacer el 'spagat'?», le preguntó. Edu asintió y lo ejecutó impecable. Aquella apertura de piernas le abrió un mundo. «Empecé a hacer anuncios de Coca-Cola, Flex...». Luego vendrían las series, pequeños papeles en 'Compañeros', 'Policías'... «Iba a los castings. Y si pedían un gordo, el gordo era yo. O no. Porque a veces me salía de los márgenes».

Un día, en la escuela de baile, se enteró de que Nacho Cano preparaba un musical. Se presentó, pero lo rechazaron por 'no dar el perfil'. «Por no llamarme gordo, supongo». Hasta que al día siguiente sonó el teléfono. «Soy Nacho», dijo una voz. «¿Qué Nacho», respondió Edu. «¡Nacho Cano! Y quiero hacerte otra prueba». Así fue como Edu Morlans entró en el peculiar mundo del perfeccionista genio de Mecano. «Nacho tenía las manías de un gran artista. Era vegetariano, tenía que comer la fruta de una determinada manera. Y era un auténtico adicto al trabajo. Pero gracias a él 'Hoy no me puedo levantar' llenaba a diario. Es un crack, una gran persona...». A Cano le hacía gracia que un gordo bailara tan bien. Pero le advirtió: «Te voy a putear, vas a tener que demostrarme que puedes aguantar cuatro horas sobre un escenario».

Morlans lo hizo... Hasta que en un salto una de sus rodillas claudicó. «Los médicos de la mutua me dijeron que me olvidara de bailar, que me dedicara al trabajo de oficina. Para mí el baile era mi vida». Nacho Cano lo sabía y le llevó al médico del Real Madrid. Que sí, que se comprometía a curarle pero a través de una operación que valía 12.000 euros. Edu no tenía ese dinero. Cano sí. «Tú eres mi hermano pequeño -le dijo-, esta operación corre de mi cuenta». Y así fue como Nacho Cano puso 12.000 euros de su bolsillo para salvar la carrera de uno de sus actores. «Si hoy sigo en el mundo artístico y no estoy doblando camisetas en una tienda es gracias a él», dice Edu emocionado. A Nacho lo vio hace poco... «Ahora vive en Miami, hace mucho yoga, está más tranquilo y hasta come carne».

«Mamá, no puedo seguir así»

Un doble esguince de tobillos fue la segunda señal de que algo debía cambiar en su vida, y sobre todo en su dieta. «Mamá, no puedo seguir así». Con esta frase, Edu Morlans dio por finalizada su etapa de gordo, se sometió a una radical reducción de estómago y acabó adelgazando 76 kilos. Dos años después sigue sin engordar, hace mucho deporte, nota que le tiran «más los tejos» y dice haber aprendido a comer. «Si me entra la ansiedad me como dos zanahorias».

Está muy ilusionado con 'Yo te regalo', su primer single, de ritmos pop y latinos. Y lleva ya más de un año trabajando en el musical 'Iba en serio', la autobiografía de Jorge Javier Vázquez, donde interpreta a «su primer amigo homosexual, el que le descubrió ese mundillo». Pero para descubrimiento el que ha vivido Edu con el famoso presentador de 'Sálvame'. «Jorge Javier te sorprende. De cerca no es nada soberbio. Es la persona más tímida y humilde del mundo y sufre mucho con el mal rollo». Morlans todavía recuerda el día en que el presentador apareció por primera vez en los ensayos «cohibido, cortado y comiendo un sandwich de pavo...». Una imagen como de cuento Navidad.