Ideal

El 'altar' de Lemmy.
El 'altar' de Lemmy.

El cantante de Motörhead, convertido en imagen de procesión

    El próximo día de los Inocentes se cumplirá un año de la muerte del emblemático Ian Fraser Kilmister, más conocido como Lemmy Kilmister. (Hasta morir lo hizo con sarcasmo). La efemérides del recordado cantante, bajista y fundador, en 1975, de la banda británica Motörhead, no va a pasar desapercibida en la Ciudad Condal. De eso se va a encargar Sergio Pozo, un barcelonés de 36 años que prepara un tributo como el rockero seguramente jamás soñó. El desaparecido músico procesionará por las calles del barrio de Poblenou en un altar propio bautizado como el del 'Santísimo Lemmy'. «Desde pequeño he asistido a muchísimas procesiones en los pueblos de mis padres y siempre me ha llamado la atención ese sentimiento, ese fervor de la gente, tan involucrada. A mis amigos les decía que algún día crearía la primera cofradía del rock», cuenta el ideológo del inédito homenaje al autor de 'Ace of Spades'. La creación del busto de Lemmy, de tamaño real, ha corrido a cargo de un amigo de Pozo que se dedica a hacer efectos especiales para el mundo del cine.