Ideal

«Trabajé en un cáterin para prepararme»

  • Miguel Ángel Muñoz, ganador de 'MasterChef Celebrity': «Sabía que era el peor de todos los concursantes»

Antes de entrar en ‘MasterChef Celebrity’, Miguel Ángel Muñoz (Madrid, 33 años) no sabía ni lo que era un sofrito. En su camino hasta alzarse con la victoria en la primera edición para famosos del ‘talent’ culinario de TVE, el actor madrileño ha tenido que echar horas trabajando en la cocina de su casa, en un cáterin y hasta en dos restaurantes. Un esfuerzo completamente voluntario que le permitió imponerse a la otra finalista, la actriz y presentadora Cayetana Guillén Cuervo, en un duelo apretado que robó horas de sueño a los 3.499.000 espectadores (28,2% de ‘share’) que se quedaron despiertos hasta las 02.00 horas de ayer.

– De sobrevivir a base de perritos calientes a ganar ‘MasterChef’. ¿Cómo se come eso?

– Fue muy fuerte. Me pasó algo muy extraño, no escuché mi nombre, me parecía que iban a decir el de Cayetana cuando nombraron al ganador. El día que tenga que interpretar a un personaje al que le dan una sorpresa increíble, me acordaré de la cara que puse cuando me eligieron ganador.

– En algún momento se lo tuvo que empezar a creer...

– Yo sabía que era el peor de todos los aspirantes, confirmé mi asistencia solo tres días antes de que empezara el programa y porque se cayó un participante. Lo que sí tenía claro es que me podía poner al nivel de los demás si iba superando las pruebas.

– Pero se preparó a conciencia...

– De lunes a miércoles grabábamos el programa y luego me iba a mi casa a ensayar con Gerónimo Mateos, propietario de un conocido obrador. Iba al mercado y luego preparábamos tres platos diferentes para aprender distintas elaboraciones. Pasaba entre cinco y nueve horas diarias entrenando. Luego los jueves, los viernes y los sábados me tiraba ocho horas trabajando en un cáterin y por la noche estuve en dos restaurantes.

– ¿Es así para las demás cosas?

– Sí, no lo sé hacer de otra manera. Empecé en la interpretación con diez años y me enseñaron a trabajar con rigor, respeto y con una pasión por las cosas que tenía que hacer. Y eso se me ha quedado. Podemos conseguir todo si le dedicamos esfuerzo y las horas que hagan falta. Lo siguiente que hice fue correr la maratón de Nueva York, que tampoco la regalan (risas).

– ¿No cree que Cayetana y usted se complicaron excesivamente en la final?

– Yo pensé en el menú más digno para un posible ganador, ¡y aquello fue un triple salto mortal! Teníamos dos horas para elaborarlo y ensayando en mi casa lo hacía en cuatro; no había forma de hacerlo en menos tiempo. La mañana de la final me levanté a las seis, compré dos veces los ingredientes de la final duplicados e hice dos veces el menú entero en mi casa.

– Le acompañó una persona muy especial, ‘La Tata’.

– Ella ha llegado a ser dos veces el tema de conversación más escrito en las redes sociales. Es la hermana de mi bisabuela, cuando yo nací ella tenía 60 años y me cuidaba porque mis padres tenían que trabajar. Me parezco mucho a ella en la positividad, la pasión por la vida… Estoy muy feliz de haber podido compartir una de las experiencias más bonitas con ella, porque no hay día que no la llame.

– ¿Una receta para esta Navidad?

– Tengo ganas de preparar pavo relleno y hacerlo con una salsa muy rica. Aunque en mi casa siempre se ha comido el cordero al horno de mi madre, que lo hace muy bien.