Ideal

Sara Carbonero e Iker Casillas, de gala en la cena con los Reyes

fotogalería

/ FOTOS: EFE

  • Figuraron entre los 150 invitados a la cena en honor de los Reyes de España que se celebró el pasado día 28 en el Palacio de los Duques de Bragança de la histórica localidad de Guimaraes

El guardameta del Oporto, Iker Casillas, y su esposa, la periodista Sara Carbonero, figuraron entre los 150 invitados a la cena en honor de los Reyes de España que se celebró el pasado día 28 en el Palacio de los Duques de Bragança de la histórica localidad de Guimaraes, a 50 kilómetros al norte de Oporto.

Ofrecida por el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, la cena de gala tuvo especial significado simbólico, por cuanto Guimaraes está considerada por los portugueses la cuna de su Estado, ya que en este enclave nació y fue coronado el primer rey de la nación portuguesa, Alfonso Henriques, en 1139.

El palacio que acoge el acto fue construido en el siglo XV, pero con el correr de los siglos experimentó un proceso de degradación.

Fue cuartel militar entre 1807 y 1935 y posteriormente se acometió su restauración hasta que a comienzos de los años 60 se comenzó a utilizar como residencia de verano del jefe del Estado.

Los invitados a la cena accedieron al recinto, en lo alto de una colina, por una gran alfombra roja, entre el sonido de los tambores que hacía sonar un grupo folclórico de la zona, con niños que saludaban con banderas españolas y portuguesas en sus manos.

Los candelabros encendidos al final del recorrido realzaban el aspecto medieval del entorno, donde destaca una estatua del rey Alfonso.

Al final de la alfombra, ante un estrado donde había un grupo de de hombres y mujeres ataviados con trajes regionales, los convidados posaban para los medios gráficos.

Fueron Iker Casillas y Sara Carbonero, muy sonrientes, quienes más expectación despertaron hasta la llegada de los Reyes de España, recibidos por Rebelo de Sousa entre aplausos de los vecinos que se agolpaban en la calle situada frente al palacio y el espontáneo cántico del "Que Viva España" por parte de algunos.