Ideal

«Ya ni podemos castigar a un niño ni pegarle un grito ni mandar deberes, ¿estamos locos?»

«Ya ni podemos castigar a un niño ni pegarle un grito ni mandar deberes, ¿estamos locos?»
  • Para Bertín Osborne, la solución a estos ataques públicos está en un cambio radical de los cimientos de la sociedad actual

Bertín Osborne no tiene pelos en la lengua. Así lo ha demostrado en distintas ocasiones y ahora lo ha vuelto a hacer en una entrevista concedida a 20minutos.es, con motivo del lanzamiento de su nuevo disco ‘Va por ellas’, en la que el nuevo trabajo del cantante ha quedado relegado a un segundo plano.

Para empezar, Osborne ha respondido duramente a los que le llaman machista. “A los que me llaman machista yo los puedo llamar imbéciles o gilipollas, porque yo no lo he sido en la puta vida. Hay más tontos que botellines y este país está lleno de botellines”, dice el artista cuando la periodista hace referencia a las críticas que recibe últimamente por su actitud.

Bertín, además, culpa a los políticos de que se haya perdido el sentido del humor. “Arévalo ya no puede contar chistes, porque dice que le llaman de la asociación de tartamudos. Pero ¿son gilipollas? Hasta eso hemos llegado. Que se vayan todos a la mierda. Y hay que tener un cuidado con lo que se dice.”, continua el cantante.

La periodista, por su parte, vuelve a hacer hincapié en las actitudes que provocan las críticas y las acusaciones de machista, a lo que Osborne responde que ya no es posible ni preguntarle a una mujer si sabe cocinar. “Pues bien, yo seré machista pero tú eres imbécil”, dice provocando nuevas preguntas al respecto. “A ti te criticarán las amigas de tus amigas y dirán: ¿esta dónde va con los ojitos que tiene?, y les joderá que tengas el culito respingón y los ojos así”, añade.

Para Bertín, la solución a estos ataques públicos está en un cambio radical de los cimientos de la sociedad actual, por lo que hace referencia al tema de la educación que reciben los niños hoy en día. “Ahora no se puede castigar a un niño, ni pegarle un grito ni mandarles deberes, ¿estamos todos locos? Ahora llega el padre y pega dos gritos al profesor. Antes yo la cagaba y mi padre me pegaba dos leches y yo soy un tío normal”, concluye el artista, asegurando que esto solo genera “inútiles y burros”.