Ideal

Dos concursantes estallan y provocan la gran bronca de 'GH17'

Dos concursantes estallan y provocan la gran bronca de 'GH17'
  • La visita de los familiares en la pasada gala avivó viejas rencillas entre algunos participantes y propició la enemistad de otros

‘Gran Hermano 17’ está a punto de entrar en su recta final, ya que solo seis concursantes siguen aún en la casa luchando por conseguir los 300.000 euros del premio. Precisamente por la gran cantidad de tiempo que llevan los habitantes encerrados entre cuatro paredes, durante la pasada gala recibieron la visita de sus familiares. Una visita que a algunos no les vino precisamente bien, puesto que propició que se avivaran viejas rencillas y sobre todo creó nuevos problemas entre los participantes. La tía de Adara le dijo varios comentarios que le hicieron pensar que Bea no era tan amiga como parecía. Unas palabras que también motivaron que Meritxell se preguntara por la integridad de ‘naranjita la lía’.

Durante el almuerzo del viernes, Bea trató de hablar con Adara acerca de las declaraciones de su tía, sin embargo, Meritxell hizo acto de presencia y le criticó su actitud, ante lo que Bea estalló, “Tú cállate Meri porque estás dando a entender que te damos de lado”, les espetó a la pantera. Algo que desencadenó la bronca definitiva, puesto que la de Cornellá le reprochó su actitud cada semana, “vienes y me dices que me tienes cariño cuando no paras de metérmela por la espalda nominándome todas las putas semanas”, espetaba a naranjita que comenzó a acusarle de falsa, traidora, enferma, víctima y sucia. Todo ello, mientras de forma simultánea Miguel y Adara se dedicaban varios insultos, “Eres un sinvergüenza. A mi familia no la toques”, gritaba la azafata.

Sin embargo, la discusión no quedó ahí, ya que poco después tanto Bea como Meritxell se desahogaron con sus respectivos aliados y los improperios no acababan, “Se ha lavado más el cerebro que sus bragas. Son unas víboras, falsas, están jugando sucio. No paran de llorar, que somos malas personas, que estamos en contra de ellas… Ahora no les voy a dirigir la palabra. Van a donde más calienta, víctimas. Que se compren una vida que parece que con las suyas no les vale”, reprochaba Bea, mientras que Meritxell aseguraba que “no son víctimas, sino la puta minoría”.