Ideal

Messi y Trump, cabezas de la misma moda en América

Messi y Trump, cabezas de la misma moda en América

  • El 'amarillo pollo' se extiende como la pólvora por las cabelleras de Hollywood y llega hasta la Casa Blanca. Una tentación estilística en la que también caen muchos 'craks' del balón

No uso peluquín, es mi cabello». A sus 70 años, el pelo de Donald Trump ha acaparado más atención en la larga carrera a la Casa Blanca que alguna de sus promesas electorales. El presidente electo norteamericano ha hecho todo lo posible por demostrar que no luce postizo, por más 'memes' que protagonice su flequillo en las redes. Incluso, durante un mitin, hizo que una de sus simpatizantes le tirase de un mechón para demostrar al mundo que no había trampa ni cartón. Su secreto para lucir una frente frondosa: injertos de última generación con los que, además, aunque parezca mentira, va a la moda. Al menos, en el color que ha elegido. La tendencia del «rubio lejía» (traducción literal) -o el 'amarillo pollo' de toda la vida- se extiende como la pólvora en las cabelleras de Hollywood desde hace unos meses. ¡Y ahora llega hasta el mismísimo Despacho Oval!

También, a sus 48 años, Daniel Craig luce más moderno que nunca. Su pelo rubio platino le da un toque muy actual. Son exigencias del guión, aunque no de James Bond, que por ahora no piensa en incorporar a su 'look' el 'bleach blonde' mientras se encuentre al servicio de su Majestad. Pero ya se sabe el efecto dominó que generan las tendencias al otro lado del charco...

Ya lo avisaba el año pasado Heidi Slimane, por entonces director creativo de Yves Saint Laurent, al presentar su colección masculina para estos meses. Sobre la pasarela se rodeó de modelos que lucían sus melenas decoloradas. Poco después, Justin Bieber pasaba por la peluquería y Miley Cyrus retransmitía por Instagram su cambio de imagen, que terminó en un estropicio casero que posteriormente tuvo que arreglar su estilista para que luciese a la última. Incluso la todopoderosa y curvilínea Kim Kardashian se atrevió a teñirse de rubio platino. La moda ya estaba servida cuando la cantante Taylor Swift decidió decolorarse el pelo para la portada de una revista a principios de verano y, de paso, dar un giro estilístico para dejar atrás su imagen de chica buena. Kirsten Dunst, Charlize Theron, Jennifer Lawrence o Kendall Jenner se acaban de sumar también al carro.

«Esto es una moda cíclica», declara el peluquero y 'youtuber' Boris Soler. Recuerda que ya Brigitte Bardot coqueteó con este color. Luego llegarían, en distintas épocas, Marilyn Monroe, Deborah Harry o Courtney Love. Y a Madonna, gracias a esta elección, le llegó el título de «ambición rubia». Fiel al mismo tono siempre se ha mantenido la cantante Gwen Stefani, aunque estuviera demodé. Su peluquero se ha convertido en uno de sus asiduos desde que, hace años, decidiera abanderar el 'bleach blonde'. Cada diez días se retoca las raíces -no soporta que el espejo le devuelva otro color que no sea el rubio platino- y el mantenimiento en perfecto estado de revista de su cabellera requiere de visitas al salón de belleza cada quince días, aunque últimamente puede espaciarlas hasta una vez al mes gracias a que llevar un toque de raíces oscuras también es hoy tendencia.

Messi y Trump, cabezas de la misma moda en América

Epidemia en Can Barça

Hasta los futbolistas han caído en la tentación de parecerse al pollito Piolín. Ríos de tinta corrieron cuando Leo Messi apareció en Barcelona con su nuevo 'look' al término del descanso estival. Neymar y Rafinha se le unieron tras ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río. ¿Apuesta o moda? Nunca lo dejaron claro, porque también unas semanas antes James Rodríguez lucía similar color, pero tirando más a canoso. No obstante, el cambio les ha durado poco a los futbolistas, salvo al astro argentino, que aún peina vestigios de su rubio platino en las puntas.

Dar con el tono exacto de 'bleach blonde' cuesta lo suyo, apuntan los expertos, porque en la gama de rubios platinos «hay mucho donde elegir». Para ajustar el color hay que trabajar en distintas fases. Boris Soler ha llegado a pasar hasta siete horas con una clienta hasta firmar el resultado óptimo. «Es un proceso muy técnico, difícil de conseguir de forma casera», advierte el estilista, que suma más de diez mil seguidores en Twitter. Y adelanta lo próximo para estar a la última en moda capilar: los rubios casi blancos actuales pronto derivarán hacia amarillos con toques rosa o azul pastel.

Los nuevos productos protegen mucho más el pelo, que ya no sufre tanto con la decoloración. Hasta hace unos años, por más hidratación que se emplease, coronar la cabeza con un rubio platino duradero y que no afectase a la melena se convertía en una misión casi imposible de mantener mucho tiempo sin puntas abiertas o mechones estropeados. Lo que no ha cambiado es la máxima de acompañar el 'bleach blonde' femenino con un maquillaje llamativo para dar vitalidad al rostro. Así lo hizo Kristen Stewart, que se plantó unos labios rojos-rojos para recorrer la alfombra del mismo color en el Festival de Cannes de la mano de Woody Allen.