Ideal

La maravillosa carta de un deportista famoso a su hija tras la victoria de Donald Trump

La maravillosa carta de un deportista famoso a su hija tras la victoria de Donald Trump
  • El 'Tight end' de los New England Patriots emociona al mundo con un mensaje ejemplar

La victoria de Donald Trump ha provocado un terremoto en el deporte norteamericano. Han sido muchos los jugadores de baloncesto, hockey, beisbol o fútbol americano que han manifestado públicamente su desencanto por el triunfo del candidato republicano. Es el caso de Martellus Bennett, «tight end» de los New England Patriots. Este ala del conjunto de Massachussets, partidario de Hillary Clinton, se llevó una decepción el pasado martes, y decidió hacer pública una carta escrita para su hija Jett, de solo tres años, en la que le explica cómo debe actuar ahora que su país tiene como presidente a un señor que quiere echar de Estados Unidos a la gente de raza negra. La misiva es, sencillamente, ejemplar.

«Papá, '¿cómo afectará esto a mi futuro?'. Jett, mi amor, no estoy seguro del todo. Dentro de cuatro años habrás cumplido los siete y estarás en Segundo Grado. Tu madre y yo tenemos mucho trabajo que hacer. Continuaremos enseñándote cómo amar, a aceptar a los demás tal y como son, a pensar por ti misma, a ayudar a quienes lo necesitan, y a conseguir lo que el mundo considera imposible. Está bien que no te pongas límites. Continuaré animando también a los otros niños, porque ellos dibujarán tu futuro de manera directa. El mundo será algún día completamente tuyo, no hay tiempo que perder y hay que prepararse ahora. Así que abre tus brazos y trata de alcanzar las estrellas porque si alguien puede tocarlas, esa eres tú. No temas el mañana, aprovecha al máximo el hoy. Hay que prepararse ahora. Así que levántate, ¡eres un GIGANTE! Mereces un mundo lleno de color, maravillas y sueños. Coloreemos el mundo juntos, tus sueños son mis sueños. Juntos podemos ser el cambio que nos gustaría ver en este universo. Tenemos mucho trabajo por delante, pero creo que tendremos ayuda. ¡Estoy muy orgulloso de tí! Sé que es un peso enorme sobre tus hombros pero no te preocupes porque siempre estaré aquí para apoyarte. Hay que prepararse ahora. Te quiero. Ahora, ¡vamos!»