Ideal

El duro mensaje final de Chicote al cocinero granadino: «si no vales para esto, ¿para qué coño lo montas?»

El duro mensaje final de Chicote al cocinero granadino
  • 'Pesadilla en la cocina' visitó el 'House Café' de Sierra Nevada y dejó un momento poco habitual en el programa

Alberto Chicote no olvidará fácilmente el 'House Café' de Sierra Nevada. El restaurante, albergue y chill out que se encuentra en la ladera del pico montañoso, fue el protagonista de la última entrega de 'Pesadilla en la cocina'. Pero lo fue sobre todo por un momento que tuvo lugar al final del programa.

Porque durante el desarrollo de 'Pesadilla en la cocina' de este jueves todo discurrió con relativa normalidad. Dentro de lo que suele suceder en esta clase de espacios televisivos. Chicote intentó ver cómo trabajaban en el negocio y detectó pronto que el propietario, Manolo, no estaba todo lo integrado en la dinámica que debería.

Pese a que en un principio, tras la oportuna charla, chef y propietario parecía que habían llegado a entenderse, en cuanto las nuevas normas tras la reforma del 'House Café' se pusieron en marcha, todo se diluyó. Manolo, que ya había echado a dos empleadas durante el 'Pesadilla en la cocina' más granadino, acabó por echarse a sí mismo.

El hombre, que debía llevar la voz cantante en cocina por la que incluso recibiría clases, se vio desbordado muy pronto. Hasta que decidió tirar el gorro de cocinero al suelo y abandonar el restaurante. Un gesto que Chicote interpretó como una falta de respeto. "No lloro porque respeto a tu mujer y sé que ella está intentando sacar esto adelante" le dijo el chef al propietario después de decirle que "si no vales para esto ¿para qué coño lo montas?". Pero lo cierto es que su confianza se quebró absolutamente abandonando el 'House Café' y 'Pesadilla en la cocina' dejando claro Chicote que "si es por Manolo, el negocio no sé si funcionará".