Ideal

La Veneno fue la primera transexual que triunfó en TV y Míster Andalucía en 1989

  • Nacida en Adra en 1964 como Jose Antonio Ortiz Rodríguez, La Veneno tuvo una infancia difícil, en la que sufrió el maltrato e incomprensión de sus padres, según cuenta en sus recién publicadas memorias «Ni santa ni puta»

Cristina Ortiz Rodríguez, fallecida este miércoles en Madrid y conocida artísticamente como La Veneno, saltó a la fama a mediados de los 90, cuando el periodista y presentador Pepe Navarro la sacó de la calle, donde ejercía la prostitución, para convertirla en estrella de la televisión.

Si «Esta noche cruzamos el Mississippi» fue un programa pionero en el formato de variedades de la franja nocturna («late night»), La Veneno fue la primera transexual que triunfó en la pequeña pantalla gracias a su espectacular físico y a su chabacana verborrea.

Nacida en Adra (Almería) en 1964 como Jose Antonio Ortiz Rodríguez, La Veneno tuvo una infancia difícil, en la que sufrió el maltrato e incomprensión de sus padres, según cuenta en sus recién publicadas memorias «Ni santa ni puta».

Llegó a ser coronado Míster Andalucía en 1989 y su primera aparición televisiva fue en 1991, en el programa «Vivan los novios», que presentaban Andoni Ferreño y Arancha del Sol, y en el que ganó un viaje a Tailandia.

En Madrid descubrió que quería ser travesti y dedicarse a la prostitución, aunque según cuenta en sus memorias, le costó mucho hacerse un hueco en el entorno del Parque del Oeste, donde había una agresiva competitividad entre compañeras.

Fue allí donde la encontraron los reporteros de «Esta noche cruzamos el Mississippi», programa en el que empezó a colaborar en 1996 y posteriormente en «La sonrisa del pelícano», con el mismo formato.

La popularidad le lanzó a hacer giras por España como vedette. Llegó a grabar dos sencillos: «Veneno pa' tu piel», y «El rap de La Veneno», y también hizo sus pinitos como actriz, en películas porno y en la serie de televisión «En plena forma», donde dejaba boquiabierto a Alfredo Landa.

Su carrera se truncó tras su detención e ingreso en prisión por un delito de estafa. Se la acusó de prender fuego intencionadamente a su piso para cobrar el seguro.

Pasó tres años en cárcel, de 2003 a 2006, y al salir, deteriorada físicamente y con 120 kilos de peso, denunció haber sufrido abusos y violaciones entre rejas, lo que propició su regreso a la televisión, a los programas de corazón.

En 2013, el programa Salvame Deluxe vendió su recuperación y anunció sus memorias, que sin embargo se retrasaron hasta este mismo año, escritas por Valeria Vegas, y que buscan dignificar al personaje como icono popular.

En el prólogo, el Premio Nacional de Literatura Dramática Paco Bezerra la compara con Helena de Troya, con Salomé, con Jezabel: "Las encarna a la perfección, las ha traído a la vida para amar a los hombres y vengarse de ellos".