Ideal

Teresa Fernández-Valdés: «No nací pensando en ser productora»

Teresa Fernández-Valdés: «No nací pensando en ser productora»
  • Teresa Fernández-Valdés, productora ejecutiva de Bambú, responsable de series como 'Gran Hotel' o 'Velvet', es una de las veinte mujeres más poderosas de la televisión mundial

Teresa Fernández-Valdés (Pontevedra, 1980) es la reina de la televisión europea. Aunque a ella no le guste reconocerlo y en todas su apariciones públicas haga gala de una gran humildad, la productora ejecutiva de Bambú, responsable y guionista de series como 'Velvet', 'Gran Hotel' (ambas de Antena 3) o la futura 'Las Chicas del Cable' (primera serie española de Netflix), acaba de ser reconocida como una de las veinte mujeres más poderosas de la televisión mundial por la prestigiosa revista 'The Hollywood Reporter', una publicación que ya la incluyó en 2014 entre los cinco 'showrunners' (productor que también escribe los guiones de sus series) más importantes de Europa.

«A mí la palabra 'poderosa' se me queda enorme. Es una sorpresa encontrarse en esa lista porque no es algo a lo que presentes candidatura. Pero, en el fondo, eso no cambia nada tu vida, no me van a dar gratis de repente entradas para los Rolling Stones (carcajada). Yo lo que siento con este nombramiento es que estamos dando pasos importantes con la productora», explica a este periódico.

Estudió periodismo en Madrid, pero al volver a su Galicia natal no encontró oportunidades que la llenaran profesionalmente. «Salí muy ilusionada y no quería que mi rutina diaria se quemara en el periodismo local. No me veía toda mi vida yendo a las mismas ruedas de prensa», recuerda. Trabajó dos meses en una tienda de ropa y acabó apostando por un Máster de Gestión y Producción Audiovisual en La Coruña, «que no tenía claro lo que era, pero me pareció muy atractivo porque me permitía crear historias desde cero. Así que no nací pensando en ser productora de mayor».

Su primera incursión con una serie a nivel nacional fue 'Desaparecida', que escribió en 2007 para TVE junto a su pareja, Ramón Campos, con el que forma la dupla que maneja los hilos de Bambú. «Con ella llegamos a primera división. La desarrollamos y escribimos en Galicia y en TVE nos dijeron que no teníamos nada que envidiar a los productores que hacían su trabajo en Madrid, así que Ramón y yo nos mudamos con todo nuestro equipo a la capital. Fue el punto de inflexión en nuestra carrera», asegura.

Desde entonces han venido 'Gran Hotel', una serie de época exportada a una veintena de países y apodada la 'Downton Abbey' española; 'Velvet', que en su cuarta temporada ha repetido el mismo éxito internacional, o 'Las Chicas del Cable', una ficción sobre un grupo de trabajadoras de la compañía telefónica de los años 20 que actualmente rueda para Netflix. Y son los primeros en hacerlo en nuestro país.

«Ha sido todo un reto; por supuesto, estamos felices, pero también preocupados. Puede ser una puerta abierta o puede quedar cerrada para siempre si no sale bien, y eso sería tremendo. Netflix le ha dado mucha vida a la industria de la televisión española y eso es bueno, porque se está reactivando. Telecinco y Antena 3 ahora quieren subir más el nivel, invertir más, y Movistar ha estrenado todo lo que tenía pensado estrenar a más largo plazo», comenta Fernández-Valdés.

¿Son conscientes los políticos del impacto internacional de nuestra industria televisiva?

Yo creo que no, sinceramente. No hay ningún tipo de impulso hacia la producción televisiva, creo que tienen otras prioridades que están bastante lejos de lo que representamos a través de la televisión a nivel internacional. Parecemos enemigos, porque desde hace mucho tiempo se han sentido criticados por lo audiovisual. No digo que haya un desprecio, pero sí ignorancia.

Le propongo un juego. ¿Qué serie de época produciría dentro de veinte años sobre 2016?

Sobre algún cambio de esta época. En 'Gran Hotel' hablamos de la llegada de la electricidad, en 'Las Chicas del Cable' de la llegada del teléfono, en 'Velvet' de la revolución de la moda. Quizá dentro de 20 años haya que hablar del cambio de consumir televisión.