Ideal

La situación más surrealista de Pesadilla en la cocina

La situación más surrealista de Pesadilla en la cocina
  • Alberto Chicote se ha tenido que enfrentar con uno de los restaurantes más indolentes que se recuerdan

Luis, el jefe del ‘Baltias’ en Madrid, no es precisamente lo que se puede considerar como un líder. Así es normal que tenga a un equipo desmotivado y a un cocinero principal incapaz de sacar las comandas con la velocidad que debiera. Pero eso es casi lo de menos. Prácticamente rutina para Alberto Chicote con su ‘Pesadilla en la cocina’.

Lo que ha vivido sin embargo este jueves en el programa es de lo más extravagante a lo que se ha enfrentado. Y no es tanto por la suciedad, por la torpeza de los empleados o por el modo de trabajar con los clientes. El ‘Pesadilla en la cocina’ del ‘Baltias’ se ha encontrado con una mujer muy curiosa.

La mujer del propietario Luis, no solo no coopera demasiado en el restaurante sino que molesta a sus trabajadores y al propio Chicote. ¿De qué modo? Cuenta con una pistola de agua que utiliza para “regar” a todo el que se pone en su camino de modo que los mantenga despiertos. Todo con la mejor de las sonrisas y la más absoluta de las inoperancias.