Ideal

El estremecedor recuerdo de Wyoming sobre la enfermedad mental de su madre

José Miguel Monzón presentó ayer su libro "El Gran Wyoming. ¡De rodillas Monzón!".
José Miguel Monzón presentó ayer su libro "El Gran Wyoming. ¡De rodillas Monzón!". / EFE
  • "La medicación fue aumentando y empezaron con tratamiento de 'electroshock'. Nunca se recuperó. Sufrió un deterioro progresivo que la incapacitó del todo"

José Miguel Monzón presentó ayer su libro "El Gran Wyoming. ¡De rodillas Monzón!", un viaje a su infancia y a su barrio de siempre, La Prospe, donde vivió mucho antes de ser el tipo que es, y en el que cuenta, entre otras muchas cosas, que aprendió que el terror somete, que la música es lisérgica y que, en los 60 y 70, la vida estaba fuera de España.

El presentador de 'El Intermedio' habla en su libro así sobre la enfermedad de su madre: “La primera imagen que recuerdo de ella es entrando en casa con unos tebeos en la mano. Nos dio uno a cada uno. Venía del ‘sanatorio’, que era como llamamos siempre en mi casa al hospital donde estaba ingresada.

“No es fácil que un niño de cuatro o cinco años entienda por qué su madre viene de visita y por la tarde se vuelve a marchar. Te decían que estaba mala, pero tú la veías bien. No se prodigaban en explicaciones, por otro lado imposibles, porque tampoco los adultos entendían ni entienden el proceso de la depresión.

“La medicación fue aumentando y empezaron con tratamiento de ‘electroshock’. Nunca se recuperó. Sufrió un deterioro progresivo que la incapacitó del todo”.