Ideal

Sara Carbonero confiesa su "pecado"

  • La periodista confirma que no seguirá al frente de ‘Quiero ser’ por las nuevas exigencias de grabación que le obligarían prácticamente a fijar en Madrid su residencia

Sara Carbonero ha hablado recientemente sobre los motivos por los que no estará en la segunda temporada de ‘Quiero ser’, el programa que presentó desde un inicio en Telecinco. Además, salió al paso de muchas críticas que la señalaban como la encargada de desestabilizar el ambiente en la selección española. “Si de algo he pecado, es de no hablar”, reconoció.

  • GaleríaSus mejores fotos

Lo hizo con motivo de la ceremonia para la entrega de los premios Mujeres con Talento que patrocina la revista ‘Elle’ que se celebró en el club Alma Sensai de Madrid. Con ella estuvieron la bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos así como la cocinera María Marte y las modelos Vanesa Lorenzo o Nieves Álvarez.

Carbonero aseguró que no seguiría debido a “las nuevas exigencias para grabar”. “Tendría que trasladarme prácticamente a Madrid. Queríamos continuar pero hemos decidido que para hacer algo a medias y mal, mejor no hacerlo. Entiendo que viviendo en Oporto, y con dos niños, no es el momento de estar en televisión”, matizó.

Incluso, Sara Carbonero desveló que hoy día no tiene la necesidad de sumar más trabajo al que ya tiene, ya que realiza una entrevista mensual, cuenta con un blog y su propia empresa de moda, además de sus propios hijos. “No me aburro. Soy una afortunada al poder elegir, pero también he trabajado muchos años para poder llegar hasta aquí”, apuntó.

La periodista también fue cuestionada por una de las últimas polémicas que atañen a la Selección después del anuncio de Gerard Piqué. Sara valoró como “una pena” la marcha del central catalán tras el Mundial de Rusia de 2018, “ya que es una figura clave en el equipo de Lopetegui”. “No sé muy bien cuál ha sido la polémica de recortar la camiseta, pero en motivos políticos no quiero entrar. En lo deportivo sí opino que se va a notar su falta”, recalcó.

Un ámbito en el que la comunicadora se vio inmiscuida de lleno por la trascendencia de su pareja, Iker Casillas, en el vestuario del combinado nacional. Corroboró haber vivido una etapa complicada para compaginar su labor como periodista deportiva con su relación sentimental.

“Muchos pensaban que yo hablaba por boca de él, pero si yo pecaba era justo de no decir absolutamente nada. Tengo un buen recuerdo ya que España ganó un Mundial, pero me acusaban de desestabilizar a Iker por mi posición en el campo cuando ni siquiera me podía ver. Fui hasta portada del ‘Times’ y recuerdo como una película el beso final. Si llegamos a saber la que se iba a montar, no creo que lo hubiésemos hecho”, concluyó.