Ideal

El zapeo no está de moda

El zapeo no está de moda
  • Aunque hay más cadenas que nunca, los espectadores solo cambian de canal unas 12 veces al día, nueve menos que en 2009. Los vascos son los reyes del mando

En España aprendimos lo que significaba la palabra inglesa ‘zapping’ con la llegada de las cadenas privadas en 1990 y de un nuevo aparato que desde entonces se ha quedado a vivir en casa: el mando a distancia. Hasta entonces TVE ostentaba el monopolio y para cambiar de canal había que levantarse del sofá o, en su defecto, agenciarse un palo que alcanzara los botones del televisor. Pero en 2016 la tregua parece haber regresado al salón, las discusiones por ver una película o un ‘reality’ determinado menguan y los espectadores solo cambiamos 12 veces de canal al día de media, la cifra más baja desde 1993 y nueve menos que en 2009, según un informe de la consultora Barlovento basado en datos de Kantar Media.

La cifra sorprende, porque ahora disponemos de más cadenas que nunca: 30 como mínimo en la TDT de forma gratuita, sin contar las emisoras locales ni las plataformas de pago. La pregunta es evidente: ¿Hay menos anuncios y por eso evitamos cambiar de canal? En realidad hay menos ‘spots’ de los que había antes. La ley actual permite 12 minutos de publicidad convencional por hora, además de 3 minutos de telepromociones y otros 2 minutos de autopromociones. Mientras que en 2009, cuando se alcanzó el mayor número de zapeos diarios (21), este tiempo era de 29 minutos por hora como máximo. Una duración que invitaba más a visitar a la competencia.

No es el único dato curioso que deja el estudio publicado ayer. Zapeamos más los fines de semana (14 veces los sábados y domingos), en horario de máxima audiencia (el 50% de las veces que lo hacemos al día), sobre todo los hombres (13 ocasiones diarias) y personas mayores de 64 años (17 veces), que a su vez son los espectadores que mayor tiempo consumen de televisión al día: 300 minutos frente a los 190 de media del resto de la población. Eso sí, da igual que sea verano, invierno o Semana Santa, no hay diferencias significativas que dependan del mes.

Los más fieles

Al mismo tiempo que se reduce el ‘zapping’, aumenta el tiempo que pasamos viendo el canal que acabamos de cambiar. Cuando damos con una opción que nos convence, permanecemos 25 minutos sin regresar a la cadena de la qu procedíamos, frente a los 14 minutos de 2009.

En cuanto a la procedencia geográfica, los vascos son los espectadores a los que más les cuesta permanecer viendo el mismo canal: lo cambian 14 veces diarias por término medio. En el otro extremo se sitúan los murcianos, más fieles a su primera opción, ya que solo le dan al botón del mando en once ocasiones cada 24 horas. Aunque todavía hay quien tiene más claras sus preferencias, los jóvenes entre 13 y 24 años solo zapean 8 veces a lo largo de cada jornada. También son los que menos tele ven, todo hay que decirlo.

Este fenómeno ha sido ampliamente estudiado, sobre todo porque preocupa a los anunciantes. Según un informe de José Manuel del Toro, profesor adjunto de IESE Business School, «en los treinta segundos que transcurren desde los últimos quince del programa a los primeros quince de anuncios se concentra el 73% del total de fugas de audiencia, provocadas por la aparición del bloque publicitario. Además, así como la caída de audiencia se produce de forma acelerada, la recuperación es mucho más lenta».