Ideal

El príncipe de Gales inicia una visita a México

El príncipe Carlos y su esposa Camila visitan el Museo del Paste.
El príncipe Carlos y su esposa Camila visitan el Museo del Paste. / Efe
  • Mañana, será recibido, junto con su esposa, Camila, por el presidente Peña Nieto

El príncipe Carlos de Gales ha iniciado hoy su quinta visita a México con un toque de humanismo, al depositar una ofrenda floral con un mensaje en el monumento al soldado John Vial, un mexicano-británico muerto en la I Guerra Mundial. "In remembrance" (En recuerdo), ha escrito Carlos en una tarjeta blanca en el cenotafio en honor a Vial, en el momento más emocionante de su recorrido de 17 minutos por el cementerio inglés en el poblado Real del Monte, Hidalgo.

Poco antes de las 15.00 hora local (21.00 GMT), el heredero de la corona británica apareció en la punta de la loma donde se ubica el panteón, esperó a que lo alcanzara su esposa Camila, duquesa de Cornualles, y con zancadas largas entró al pequeño bosque de oyameles donde están las 755 tumbas de mineros ingleses y sus descendientes.

Con un traje gris, camisa blanca a rayas y zapatos color café, el príncipe acompañó a su esposa, que pronto se quejó del frío y debió ponerse una manta color crema, bien combinada con su vestido azul y beige. El regio visitante escuchó explicaciones acerca del lugar donde se sentaron las bases de la relación entre las dos naciones con la presencia de mineros británicos en la primera mitad del siglo XIX, y con tinta negra firmó en la página 32 del libro de visitas y puso la fecha del día de muertos que se celebra hoy.

Viaje de cuatro días

La visita al panteón fue el arranque de cuatro días de actividades en México del príncipe y la duquesa en respuesta a una invitación del presidente Enrique Peña Nieto, cuya finalidad es impulsar la relación del país latinoamericano con el Reino Unido. Después, Carlos y Camila visitaron el Zócalo del pueblo, situado a 96 kilómetros de la capital del país, donde se relacionaron con la cultura mexicana, su arte y su artesanía, y rompieron el protocolo al saludar de mano a la gente.

Carlos, hijo mayor de la reina Isabel y del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, también estuvo en la Escuela Magattzi, cerca del lugar donde se jugó fútbol por primera vez en México , y conoció el museo del paste, una derivación de los "pasties", referentes de la comida rápida y regional inglesa. Allí ambos probaron una bebida caliente y se dejaron tomar fotos, su última actividad del día.

La breve estancia de Carlos y Camilla en Real del Monte movilizó desde temprano a la gente del pueblo de unos 27.000 habitantes, que se apostó a los lados del camino empedrado por donde llegó el visitante, le aplaudió y le mostró banderas británicas y sombrillas con alusión a la visita.

Mañana, el príncipe y la duquesa serán recibidos por el presidente Peña Nieto, poco después de recorrer el sur de la Ciudad de México. El martes estarán en Campeche, en el sureste mexicano, y el miércoles concluirán la estancia en el país con un recorrido por Monterrey, en el norteño estado de Nuevo León.