Ideal

Patena del siglo IV, con una de las manifestaciones de iconografía cristiana sobre este soporte más antiguas y mejor conservadas de la Península Ibérica y de las pocas existentes en el mundo
Patena del siglo IV, con una de las manifestaciones de iconografía cristiana sobre este soporte más antiguas y mejor conservadas de la Península Ibérica y de las pocas existentes en el mundo / EFE

Y Cristo resucitó en Cástulo... una patena del siglo IV, única en la península

  • La patena con la imagen de Cristo en Magestad, ha sido encontrada en el interior de un edificio destinado al culto religioso, erigido en la segunda mitad del siglo IV d.C.

Desde la calle, nada presagia lo que esconden las salas de restauración del Museo Arqueológico de Linares (Jaén). Pero sólo el hecho de subir a la segunda planta de la casona palaciega que alberga las joyas arqueológicas, sobre todo iberas y romanas.

Las excavaciones en el sitio arqueológico de Cástulo, a unos cinco kilómetros de Linares, han desvelado una patena del siglo IV, con una de las manifestaciones de iconografía cristiana sobre este soporte más antiguas y mejor conservadas de la Península y de las pocas del mundo.

La patena con la imagen de Cristo en Magestad, ha sido encontrada en el interior de un edificio destinado al culto religioso, erigido en la segunda mitad del siglo IV d.C., y utilizado durante apenas un siglo, según ha explicado David Expósito, coordinador del estudio de materiales del proyecto Forvm MMX.

"Los expertos están entusiasmados con lo que representa", porque además de que se ha podido contextualizar, "en España no hay ninguna, y más o menos similar, hay muy pocos ejemplares en el mundo y son piezas muy parciales", mientras que esta está al 81 %.

Se encontró sobre un suelo de mortero de cal y cubierta por los muros de tapial derruidos, en un construcción situada justo en la terraza superior, al norte del edificio (también de función religiosa, aunque de la Roma imperial) donde se halló el "Mosaico de los Amores", reconocido por Nacional Geographic entre los descubrimientos más importantes del 2012.

La patena, presentada esta tarde en el Museo de Linares, está realizada en vidrio de tonalidad verdosa, tiene 22 centímetros de diámetro y aproximadamente cuatro centímetros de altura, con un estado de conservación excepcional.

El artesano realizó la decoración mediante esgrafiado, mostrando tres personajes, "imberbes y de pelo corto", con aureola: la figura central, un Cristo en Majestad flanqueado por dos Apóstoles, probablemente Pedro y Pablo, en el orbe celeste, enmarcada entre dos palmeras, que, en la iconografía cristiana, representan, entre otras cosas, la inmortalidad, el más allá, el cielo.

Algunos de los ejemplos más próximos se pueden encontrar en la colección de vidrios dorados conservada en el Toledo Museum of Art de Ohio (Estados Unidos).

Las investigaciones, aún en curso, confirman mediante el análisis de los rasgos estilísticos y características técnicas de la patena, que su origen estaría en uno de los talleres de artesanía de vidrio más importantes de Roma o de sus alrededores, hallándose piezas parecidas en las Catacumbas.

El equipo de arqueólogos del proyecto Forvm MMX ha consultado a varios expertos internacionales en vidrio antiguo, como Angel Fuentes, profesor titular de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid; Lucía Saguí, investigadora del Dipartimento di Scienze dell'Antichitá de Sapienza Universitá di Roma (Italia), y Anastassios Antonaras, investigador del Museum of Byzantine Culture de Tesalónica (Grecia).

Según explica Expósito, la excepcionalidad de la pieza y el contexto del hallazgo ha tenido gran repercusión internacional, de forma que ya han sido invitados a presentar la pieza en el próximo congreso internacional sobre historia del vidrio antiguo, que se desarrollará en Suiza entre el 7 y el 11 de septiembre de 2015.