Ideal

Elecciones EEUU

Obama avisa de que EE UU tomará medidas por los ciberataques rusos durante las elecciones

Obama brinda con Putin.
Obama brinda con Putin. / Amanda Voisard / AFP
  • Supuestamente Putin intentó ayudar a que Donald Trump consiguiera la victoria

  • El mandatario estadounidense señala que algunas de las medidas que tome puede que no se hagan públicas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado que el país responderá a las intrusiones por parte de Rusia durante las elecciones del pasado 8 de noviembre -confirmadas por la CIA-, si bien ha señalado que algunas de las medidas que tome puede que no se hagan públicas.

En una entrevista con la emisora NPR, Obama ha asegurado que cree "que no existe ninguna duda de que cuando un Gobierno extranjero intenta tener cierto impacto en la integridad de unas elecciones hay que tomar medidas". "Y lo haremos, en el momento y lugar que consideremos oportuno. Algunas (de las medidas) serán explícitas y se darán a conocer públicamente; pero otras quizás no", ha continuado.

La CIA concluyó la semana pasada que el Gobierno de Rusia había intervenido en las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos para ayudar al republicano Donald Trump a obtener la victoria, según el diario 'The Washington Post'. No obstante, Obama ha sido cauto al hacer referencia a las conclusiones de la CIA de que el objetivo de los ciberataques era, concretamente, influir en favor del republicano en los comicios.

El presidente ha asegurado que aún hay varias investigaciones en curso, que culminarán en un informe definitivo que se dará a conocer antes de que Trump tome posesión del cargo el próximo 20 de enero. Hasta entonces ha asegurado que no podrá dar "una estimación mejor y más integral" de los motivos del ataque. "Sin embargo, esto no choca con el punto esencial que ha percibido todo el mundo durante las elecciones: que el ciberataque de Rusia generó más problemas para la campaña de (la ex secretaria de Estado, Hillary) Clinton que para la de Trump", ha apuntado.

Obama ha reiterado que "no hay ninguna duda" de que el 'hackeo' de Moscú "contribuyó a crear una atmósfera que se enfocó en los correos electrónicos de Hillary, en la Fundación Clinton y en los chismes políticos en torno al Comité Nacional Demócrata".

Ahora, el presidente de Estados Unidos no ha afirmado que estas filtraciones fueran las culpables de la derrota de Clinton frente a Trump. "Las elecciones siempre pueden terminar de maneras diferentes. Y nunca se sabe qué factores van a ser determinantes", ha asegurado. "No obstante, no tengo ninguna duda de que (las filtraciones) sí tuvieron algún impacto", ha añadido.

Ironía republicana

Obama ha explicado que "la ironía de todo esto" es que durante la mayor parte de su mandato, "una gran parte del Partido Republicano" le ha criticado por "no ser lo suficientemente duro con Rusia".

"Algunos de esos (que criticaron la postura de Obama) respaldaron a Donald Trump durante la campaña, a pesar de que la doctrina principal de su política exterior era que no debíamos ser tan estrictos con Moscú", ha continuado. "Y este tipo de inconsistencias creo que hacen que parezca que su postura sobre Rusia depende, cada día, de lo que es conveniente", ha añadido.

En este contexto, el presidente saliente ha citado una encuesta elaborada por YouGov recientemente que muestra que algunos votantes republicanos ven a Putin de un modo más favorable que como lo hacían antes de las elecciones.

¿Por qué la Casa Blanca esperó tanto para reaccionar?

La presión subió el fin de semana cuando el diario The Washington Post publicó un informe de la CIA sobre la intervención de Rusia en la campaña a través de ciberataques, concluyendo que el objetivo fue ayudar al republicano Donald Trump a ganar. La posición de la Casa Blanca en este asunto la enfrenta directamente con Trump, quien este jueves volvió a poner en duda la mano rusa en los ataques informáticos contra el Partido Demócrata. Las filtraciones de documentos y correos electrónicos robados dañaron profundamente la imagen de su candidata Hillary Clinton.

"Si Rusia u otra entidad realizaban ataques informáticos, ¿por qué la Casa Blanca esperó tanto tiempo para reaccionar? ¿Por qué sólo se quejaron después de que Hillary perdiera?", escribió en Twitter. El magnate inmobiliario de 70 años está cada vez más solo rechazando los informes de la inteligencia de su país, que dirigirá a partir del 20 de enero. Pero importantes miembros de su partido han manifestado su preocupación por la conclusión de la CIA, el FBI y las otras agencias, apoyando incluso que el Congreso realice una investigación bipartidista.

El senador Lindsey Graham, uno de los políticos conservadores más veteranos, dijo el miércoles que el FBI le informó en agosto que su campaña había sido pirateada. "Mi objetivo es poner sobre la mesa del presidente Trump devastadores sanciones contra Rusia. Tienen que pagar un precio", aseguró. El ex director de la CIA Michael Hayden llamó a Trump "el único estadounidense importante que no ha aceptado que los rusos llevaron a cabo una gran campaña en contra de Estados Unidos". "En esta cuestión particular, lo que dice Trump es lo mismo que dice Putin", destacó.

El Kremlin, por boca de su portavoz Dimitri Peskov, negó todas las acusaciones que vienen de Estados Unidos asegurando que "los absurdos no se basan en ningún fundamento".

La negación de Trump pone en peligro su relación con una parte clave del gobierno antes de que asuma el poder.