Ideal

Elecciones EEUU

Trump se reúne con la cúpula de Silicon Valley

Trump preside la reunión.
Trump preside la reunión. / Shannon Stapleton (Reuters)
  • Uno de los invitados fue Peter Thiel, el co-fundador de Paypal y único gran ejecutivo tecnológico que le respaldó durante la campaña

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió con ejecutivos de grandes firmas de tecnología, incluidos algunos de sus críticos más feroces, para limar asperezas tras una elección en la que la mayoría de Silicon Valley le dejó de lado.

Trump y su vicepresidente electo Mike Pence se sentaron a la misma mesa con los multimillonarios jefes de Apple, Microsoft, Amazon, Facebook, Oracle y otras inmensas compañías tecnológicas en las alturas de la Trump Tower de Manhattan. El magnate inmobiliario de 70 años omitió el hecho de que la enorme mayoría le dio la espalda en la campaña electoral, cuando otorgaron un apoyo masivo a su rival demócrata Hillary Clinton, y dijo que les ayudará en todo lo que pueda a seguir innovando y creciendo.

"Queremos que continúen con la increíble innovación. No hay nadie como ustedes en el mundo. En el mundo", les alabó Trump al final de la reunión, en unos pocos minutos en los que permitió el ingreso de periodistas. "Y cualquier cosa que podamos hacer para hacer que esto avance, estaremos ahí para ustedes. Llamarán a mi gente, me llamarán a mí. No hay diferencia. No tenemos una cadena formal de mando por aquí", sostuvo.

Los invitados eran los presidentes de Apple, Tim Cook; de Microsoft, Satya Nadella; de Alphabet (Google), Larry Page; y de Intel, Brian Krzanich. También el fundador y presidente de Amazon, Jeff Bezos; el fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk; la jefa financiera de Facebook, Sheryl Sandberg, y la presidenta de Oracle, Safra Catz. Estaba asimismo Peter Thiel, el co-fundador de Paypal y único gran ejecutivo de Silicon Valley que le respaldó durante la campaña, y que ahora integra su equipo de transición. Trump lo catalogó de visionario. Una gran ausencia fue la del presidente de Twitter, Jack Dorsey, pese a que el empresario populista recurre frecuentemente a la red social para difundir sus mensajes.

La reunión tuvo lugar mientras el 'outsider' populista que llegará a la Casa Blanca el 20 de enero sigue designando a miembros de su gabinete, el último de ellos el exgobernador de Texas Rick Perry como secretario de Energía.

Washington aún está alborotado por la designación del presidente de ExxonMobil, Rex Tillerson, como secretario de Estado, lo que irrita a muchos por sus lazos con Moscú en medio de acusaciones de interferencia de Rusia, vía hackers, en las elecciones del 8 de noviembre. "Vamos a hacer acuerdos comerciales justos. Vamos a hacer que para ustedes comerciar a través de fronteras sea mucho más sencillo", dijo Trump a la élite de Silicon Valley.

El jefe de Amazon, Bezos, ha sido blanco de la ira del magnate inmobiliario por supuestamente utilizar su diario, The Washington Post, para intentar conseguir beneficios impositivos para Amazon y atacar al republicano. Bezos respondió descaradamente ofreciendo a Trump un viaje al espacio (¿solo de ida?) en un cohete operado por su compañía de vuelos espaciales Blue Origin.

Es difícil anticipar los efectos de un gobierno de Trump en el sector. Si bien es probable que la industria de la tecnología se oponga a toda barrera o esfuerzos para limitar la inmigración -precisa desesperadamente cerebros extranjeros-, se espera que muchas empresas den la bienvenida a la baja de impuestos corporativos prometida por Trump, especialmente a ganancias repatriadas desde el extranjero. Las firmas tecnológicas lideradas por Apple son responsables de gran parte de los 2,5 billones de dólares que las empresas estadounidenses mantienen en el extranjero y son reticentes a repatriar ese dinero y enfrentar una inmensa factura impositiva.

Un choque potencial entre Trump y el sector es posible en el tema de la criptografía, y sobre la capacidad de los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad de decodificar aparatos en casos que conciernen a la seguridad nacional.

Trump prepara los toques finales a su gabinete: formalizó la designación de Perry y según la prensa eligió al representante de Montana Ryan Zinke como su secretario del Interior. "Como gobernador de Texas, Rick Perry creó un clima de negocios que produjo millones de nuevos puestos de trabajo y redujo los precios de la energía en su estado, y aplicará ese mismo enfoque en todo nuestro país como secretario de Energía", dijo Trump en un comunicado. Perry, que participó en las primarias republicanas pero fue aplastado por Trump muy temprano, lo criticó una vez por ser como "un cáncer para el conservadurismo".

La revista Forbes colocó el miércoles a Trump como la segunda persona más poderosa del mundo, justo detrás del presidente ruso, Vladimir Putin.