Puigdemont asegura que solo volverá si «tiene garantías» de no ser detenido

Puigdemont desde Bruselas. / Afp I EP

«Sería una paradoja ser investido president y salir esposado del Parlament», ironiza | Asegura que el Supremo ha retirado la euroorden «porque tiene miedo»

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

36 días después de dar su primera y única rueda de prensa desde que llegó a Bruselas el 30 de octubre, el expresidente Carles Puigdemont ha comparecido ante los medios para cantar victoria por la retirada de la euroorden y mantener la incógnita sobre su vuelta. "Cuando vinimos lo hicimos pensando en regresar cuanto antes a nuestra casa, junto a nuestras familias y nuestros conciudadanos. Tenemos intención y ganas de volver. Los que salgan elegidos diputados seremos diputados y tomaremos posesión de las actas", ha recalcado. Otra cosa es que sea posible", ha matizado antes de asegurar que dependerá de las garantías que existan para que los resultados del 21-D sean respetados. Todo queda en el aire. De momento, eso sí, no tiene intención de moverse a otro país de la UE aunque ya puede.

"Las mismas ideas que me llevan a ser diputado y presidente, me pueden llevar a la cárcel. Sería una contradicción que después del debate de investidura saliera esposado. ¿Se puede permitir esto el Estado de derecho español? ¿De verdad no hay ninguna luz roja que se encienda. Es evidente que algo chirría", ha denunciado. Preguntado sobre si está preparado para vivir toda su vida en Bélgica, ha asegurado que "desde el momento que tomo mis decisiones, estoy preparado para todas las consecuencias".

A Rajoy le trae «sin cuidado» que Puigdemont vuelva antes del 21-D

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy que su labor en la campaña catalana es trabajar para lograr que tras el 21 de diciembre haya un gobierno que respete la ley, y ha asegurado que le trae "sin cuidado" si el expresidente catalán Carles Puigdemont vuelve a España antes de esa fecha. "Que haga lo que quiera", ha respondido Rajoy a los periodistas en la conversación informal que ha mantenido con ellos en el Congreso tras el acto de celebración del aniversario de la Constitución.

Rajoy ha asegurado estar "muy tranquilo" y ha recordado que en España hay separación de poderes cuando se ha planteado la cuestión de los efectos que puede tener en la campaña electoral que Puigdemont regrese y sea detenido o ingresado en prisión por orden del juez. Y ha subrayado que cualquier ciudadano, ya sea "presidente o conserje", está "sometido a la ley".

Además, el jefe del Ejecutivo no ha querido especular sobre los resultados que puedan arrojar las urnas en Cataluña. Y a la pregunta de a quién prefiere de presidente de la Generalitat, si al socialista Miquel Iceta o a la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, sentencia: "Yo, Albiol". Con un gesto encogiéndose de hombros ha respondido ante la posibilidad de que el PP pudiera respaldar a Iceta al frente de la Generalitat, y con un "¿por qué, no?" ha contestado si sería imposible que apoyara a Arrimadas para ese cargo.

Lo que ha dejado claro es que el PP no va a apoyar ni a permitir con su abstención un gobierno independentista o de la izquierda radical. En ese sentido, ha subrayado que el Partido Popular es la única formación política que ha aclarado lo que va a hacer tras las elecciones. "No somos sospechosos de nada", ha recalcado antes de garantizar que el PP no actuará después de las elecciones del 21 de diciembre siguiendo intereses partidistas, sino que lo hará en función del interés general.

El presidente del Gobierno ha restado importancia a los resultados electorales que pronostican las encuestas y ha dicho que él suele cotejar los sondeos con la votación real. Con un "ya veremos" ha respondido al mal resultado que auguran las encuestas al PP.

Sí ha reconocido que puede ser complicado formar el nuevo gobierno catalán, pero no ha comentado la posibilidad de que se tuvieran que repetir las elecciones.

Al respecto, ha puesto como ejemplo su situación tras la repetición de las elecciones generales y ha recordado que finalmente pudo ser investido de nuevo presidente cuando todo parecía indicar que podían repetirse por segunda vez los comicios.

Rajoy ha insistido en que él va a participar en esta campaña con un objetivo, el de trabajar para que haya en Cataluña un gobierno autonómico "respetuoso con la ley y la Constitución".

Arropado por los esconsellers Toni Comín, Meritxell Serret, Lluís Puig y Clara Ponsatí, el cabeza de lista de JxCAT el 21-D ha vuelto a arremeter con dureza contra el Gobierno español al considerar que la retirada de las euroórdenes se debe a que "le ha entrado el miedo a perder, a hacer el rídiculo ante la mirada internacional al confirmarse que esto es una causa política". "Han comenzado retirando una euroorden y acaban retirando el 155 y la represión", ha plocamado.

La comparecencia, en la que también han asistido los abogados de los cinco acusados, se ha celebrado en un hotel de la capital comunitaria. Puigdemont ha llevado la batuta de la intervención en la que también han tomado la palabra los exconsellers. Ha hablado en catalán, primero, y luego ha repetido lo mismo en castellano. Ha recordado cómo les imputan "delitos muy graves por los que nos piden 30 años de cárcel sólo por hacer política". "Un mandato de las urnas se lleva al Parlamento y luego esas decisiones se ejecutan por el Gobierno. Esto se llama democracia, no es un crimen", ha zanjado.

Respecto a su huida a Bélgica, ha asegurado que se ha demostrado que "la estrategia belga de internacionalizar el conflicto ha sido un éxito y era la adecuada". "Se ha evidenciado que la euroorden era una chapuza jurídica desde el principio. Se ha evidenciado la debilidad de su posición, es evidente a ojos de mucha gente. Estamos sufriendo una persecución política que se administra con ritmos políticos", ha recalcado.

Tras denunciar la situación de prisión incondicional en la que están sometidos aún Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los 'jordis', ha exigido su inmediata puesta en libertad. "Se atreven con casi todo el mundo. Eso sí, si eres de la ultraderecha, no vas a la cárcel ni con sentencia firme", ha ironizado. "Se creen muy valientes cuando lo controlan todo, pero cuando no controlan toda la cadena, ya no todos son amigos y los fiscales no afinan, ya no son tan valientes y saben que pueden hacer el ridículo, de ahí la retirada de la euroorden", se ha felicitado cantando victoria. "Hemos ganado. España ha perdido", ha zanjado el exconsejero Comín.

Fotos

Vídeos