Ocho de cada diez viviendas tienen ya más de 18 años y su peso en el parque inmobiliario no para de crecer

Ocho de cada diez viviendas tienen ya más de 18 años y su peso en el parque inmobiliario no para de crecer
AFP

El gasto en reformas ascenderá este año a 17.514 millones, con casi 700 euros de media por hogar, tras duplicar el crecimiento previsto meses atrás y llegar al 4,5%

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El 'ladrillo' y la automoción comparten un mismo problema, aunque en el segundo caso puede presentar mayor riesgo pues a priori la vida útil de sus productos se antoja más reducida. Hablamos de lo vetusto que es ya su parque. Según la patronal de fabricantes de coches (Anfac), su antigüedad media supera ya los doce años e incluso llega a los catorce en el caso de los vehículos industriales. Más aún, cada ejercicio aún se venden en España 130.000 coches con más de 20 años de antigüedad en el mercado de segunda mano, sobre todo entre particulares.

Pero es que en el caso de las viviendas, esa frontera se cruzó hace ya tiempo. En concreto, ocho de cada diez tienen ya, en promedio, más de 18 años. Hoy son el 81%, aunque el próximo ejercicio se espera que escalen hasta el 83%. Son cálculos de los propios profesionales del sector, en concreto de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac). Y es que el ritmo de envejecimiento del parque inmobiliario español está aumentando, advierten, a un ritmo anual del 3,3%.

¿Qué casa puedes comprarte?:


Otro dato a tener en cuenta es que la mitad de las viviendas de todas las comunidades autónomas, solo con pequeñas variaciones en los porcentajes, tienen ya más de 40 años. Y lo que es peor, según alertan desde esta asociación, «muchas se han construido con criterios de baja calidad». Durante los años previos a la burbuja, la venta de más casas nuevas que usadas propició una renovación casi automática del parqué, más allá del ritmo de reformas, pero con su pinchazo en 2008 el panorama empezó a cambiar de forma drástica.

Ese año cambiaron de manos medio millón de viviendas (552.100, la mayoría nuevas), más que el año pasado aún con la recuperación progresiva del sector (464.423 en 2017) pero fueron 270.000 operaciones menos que el ejercicio precedente. En 2007 se traspasaron 835.000 pisos y chalés, aunque los dos años anteriores se superó la barrera de los 900.000. Aquello es ya historia, aunque la consecuencia ha sido que el envejecimiento del parqué no ha parado de crecer, pasando de que el 70% de las viviendas tenían más de 18 años de edad en 2010 a rozar ya el 80% en 2016, y eso partiendo de que en 2009 ese nivel se movía en el entorno del 66%, esto es, dos de cada tres.

Más gasto en el coche que en el hogar

Para concienciar en la necesidad de hacer reformas en las casas más viejas, desde Andimac hacen una comparativa con el automóvil. Así, mientras los españoles dedican de media el 5% de su presupuesto anual al cuidado del coche (reparaciones, revisiones, etcétera), a hacer lo mismo con su hogar solo destinan el 1,5%. Y eso en un país donde casi el 80% de las personas residen en una vivienda de su propiedad (más allá de la hipoteca bancaria que tengan pendiente) y, además, la recuperación inmobiliaria está viniendo del mercado de segunda mano: sus compraventas crecieron un 15,4% el año pasado frente al 10,8% de las nuevas, y además cuadruplicaron en volumen a las casas a estrenar traspasadas (381.163 frente a 83.260).

En cualquier caso, las cifras que ya mueve el sector de la reforma del hogar son importantes. Este año su volumen de negocio ascenderá a los 17.514 millones de euros, al estimarse ahora que el gasto en esta materia crecerá un 4,5%, más del doble de lo que se preveía hace unos pocos meses. Y para 2019 el aumento llegaría al 4,7%, lo que arroja un desembolso medio por hogar de 681 euros este ejercicio y hasta 713 euros el próximo.

Pero, ¿qué es lo que ha llevado a los responsables de Andimac a revisar sus previsiones al alza? Pues amén de la recuperación económica y el descenso paulatino del desempleo, sobre todo que el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 contemple por vez primera ayudas para obras que se hagan en el interior de las casas y no solo para la rehabilitación de edificios, como venía siendo habitual. Hasta el 55% del parque nacional estaría en condiciones, a priori, de beneficiarse de esas subvenciones, según sus cuentas, si las comunidades autónomas desarrollarán el proyecto a fondo.

De momento, la patronal del sector de la reforma estima que este año se harán obras interiores en cerca de 1,6 millones de viviendas, 100.000 más que el año pasado. Eso supondrá que el valor económico del mercado de materiales de construcción se incrementará también casi un 9%, hasta alcanzar los 22.349 millones. No obstante, en Andimac quieren que el ritmo de crecimiento se mantenga a medio plazo y para ello ven «imprescindible» recuperar la deducción en el impuesto de la renta (IRPF) por rehabilitación de vivienda habitual, eliminada en 2013 y que de volver a aplicarse favorecería a casi 200.000 personas con un ahorro de más de 84 millones.

Fotos

Vídeos