Uno de cada tres empleos en España podría automatizarse en 2030

Uno de cada tres empleos en España podría automatizarse en 2030

El impacto de la robotización en una primera fase será mínimo y hará que desaparezcan apenas el 3% de los trabajos, según un informe de PwC

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los robots no son una amenaza para el mercado laboral en el corto plazo... pero a poco más de diez años vista, la cosa cambia. Así, a partir de 2030 uno de cada tres empleos en España estará en riesgo de desaparecer a consecuencia de la automatización, según se desprende del estudio 'Will robots steal our Jobs?' ('¿Robarán los robots nuestros trabajos?'), elaborado por la consultora PwC a partir del análisis del mercado laboral de 27 países de la OCDE más Rusia y Singapur y que incluye más de 200.000 puestos de trabajo.

Según dicho informe, la automatización del mercado laboral de aquí a 2030 se producirá en tres grandes fases. En la primera etapa, que ya ha comenzado y abarca hasta principios de 2020, se producirá la automatización de las labores más sencillas y del análisis estructurado de datos, por lo que se denomina algorítmica. En este periodo solo entre el 1% y el 4% de los trabajos pasarán a ser realizados por las máquinas. Concretamente en España, el impacto inicial será “muy liviano”, tal y como sostiene el informe, y solo un 3% de los empleos podría estar en riesgo.

A continuación, comenzará una segunda fase de automatización aumentada, que se prolongará hasta mediados de la década de 2020 y durante la cual se ampliará al intercambio de información y al análisis de datos desestructurados. Aquí ya el riesgo de que un empleo en España desaparezca crece hasta suponer el 21% de los trabajos, un porcentaje que se elevaría hasta el 29% para aquellos ocupados por trabajadores de cualificación media.

Pero, atención, porque a partir de 2030 comienza la tercera etapa calificada como autónoma, que permitirá no solo la automatización de tareas rutinarias sino también de destrezas manuales y de la resolución de situaciones y problemas en tiempo real. Así, a poco más de 13 años vista, la inteligencia artificial podría hacer que el 34% de los trabajos desarrollados ahora por personas desaparezcan y sean realizados por máquinas. Esta automatización afectara de forma más significativa a los hombres (39%) que a las mujeres (28%) y, dependiendo de la cualificación, los más perjudicados serán los empleados con un nivel de formación baja (44%) y aquellos con una formación media (39%), mientras que los que tengan mayor formación el peligro se reduce hasta el 14%.

Sectores más afectados

De igual manera, no todos los sectores se verán afectados de igual forma. En este sentido, transporte y logística, así como la industria, son los que potencialmente se verán más perjudicados por la automatización y podrían perder -en el escenario más avanzado- el 52% y el 45% de los puestos de trabajo, respectivamente. Para los sectores de alimentación y distribución las previsiones son más moderadas (el 34% de los puestos se automatizarían), mientras que el de educación será el que menos se vea afectado por la robotización, con solo el 8% de los empleos en riesgo.

A la vista de estos datos, no es de extrañar que el informe precise que, en el largo plazo, los países con un mayor peso de la industria serán los más afectados por la inteligencia artificial. Así, a partir de 2030 en Alemania podrían desaparecer el 37% de los empleos, en Italia el 39% y en Eslovaquia el 44%. En otros estados, donde la actividad está más concentrada en el sector servicios, como sucede en Estados Unidos, Francia o el Reino Unido, la proporción de trabajos en peligro será del 38%, 37% y 30%, respectivamente. Finalmente, las estimaciones son algo más moderadas para el norte de Europa: Finlandia, 22%; Suecia, 25%, y Noruega 25%.

Pese a la alarma que pueden generar estos datos, el estudio considera que, “muy probablemente, los viejos empleos sean sustituidos por otros nuevos y que, en el largo plazo, acaben teniendo un efecto positivo para la actividad económica en su conjunto”. De hecho, la inteligencia artificial y la automatización supondrán en 2030 en torno al 14% del PIB mundial, unos 15 billones de dólares, según concluye el informe, en el que se aboga por la colaboración entre las empresas y las administraciones públicas “para que este viaje se haga gradualmente y los beneficios de las nuevas tecnologías afecten a la mayor parte de la sociedad y no solo a unos pocos”.

Fotos

Vídeos