Los trabajadores perdieron poder adquisitivo en 2017 al elevarse los salarios la mitad que el IPC

Trabajadores, en una obra en Madrid./Reuters
Trabajadores, en una obra en Madrid. / Reuters

Los sueldos avanzaron un 0,5% según la encuesta de costes laborales del INE, mientras que la inflación cerró elpasado año en el 1,1%

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Los trabajadores perdieron poder adquisitivo en 2017. En concreto, los salarios aumentaron un 0,5% en el cuarto trimestre del pasado ejercicio hasta situarse en los 2.020,14 euros brutos al mes de media, mientras que el IPC se elevó un 1,1% en diciembre. Así se desprende de la encuesta de costes laborales publicada ayer por el INE, que pone de manifiesto que la política de moderación salarial impuesta por las empresas tras la crisis sigue vigente. El escenario sería todavía peor si se compara con la inflación media anual, que en 2017 fue del 2%.

Hay que tener en cuenta que el coste salarial incluye varios conceptos más allá de la retribución base. De hecho, comprende también complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados. Es decir, conceptos que engordan la nómina pero que muchos trabajadores no disfrutan. Por eso si se excluye el factor variable de los salarios (pagos extraordinarios y atrasados) el coste salarial ordinario se reduce a 1.641,91 euros al mes y su incremento se modera al 0,3%. Dicho de otra forma, el sueldo ordinario sufrió una mayor pérdida de poder adquisitivo (hasta ocho décimas porcentuales).

Por sectores, los costes salariales que más se elevaron el año pasado estuvieron en la industria con un alza del 1% hasta los 2.453,26 euros brutos al mes. Es decir, apenas perdieron una décima de poder adquisitivo. Por su parte, el coste salarial de los servicios alcanzó los 1.943,34 euros, un 0,4% más. Este sector, en el que se incluye el comercio y la hostelería, registra las retribuciones más bajas. De hecho, el salario ordinario (sin componentes extraordinarios) se situó en los 1.593,36 euros, lo que apenas supone una revalorización del 0,2% frente a un encarecimiento de la cesta de la compra del 1,1%. Sin embargo, la peor parte es para los salarios de la construcción, que retrocedieron un 0,3% hasta los 1.982,08 euros.

La estadística también muestra el coste laboral medio por trabajador al mes (que incluye las remuneraciones pero también las cotizaciones sociales), que se incrementó hasta los 2.668,84 euros en el cuarto trimestre de 2017, lo que supone un repunte del 0,7%. Es la subida más potente desde el cuarto trimestre de 2015. Además, esta variable encadena dos trimestres consecutivos en positivo.

España, segundo país de la UE con menor empleo vacante

El temido paro estructural de España sigue muy presente. De hecho, la tasa de empleos sin cubrir se situó en el cuarto trimestre de 2017 en el 0,7%, la segunda más baja de la UE solo empeorada por Grecia. Así, la ratio de la eurozona y del conjunto de la UE fue del 2% en ambos casos, según publicó ayer Eurostat. De esta forma, la tasa de empleos disponibles en España en la industria y la construcción se sitúo en el 0,3%, frente a la media del 1,8% en la UE.

Por último, los otros costes (no salariales) se situaron en 648,7 euros, con un alza interanual del 1,5%. El componente más importante de esta variable son las cotizaciones a la Seguridad Social, que supusieron 596,04 euros, un 1,2% más que en el cuarto trimestre de 2016. El segundo elemento importante de los otros costes son las percepciones no salariales (indemnizaciones por fin de contrato, pagos compensatorios, ropa de trabajo, etc.). Por su parte, las subvenciones y bonificaciones, también incluidas en los otros costes, se redujeron un 6,9%.

Los crecimientos anuales más significativos de los costes laborales en el cuarto trimestre de 2017 se los anotaron las actividades financieras e información y comunicaciones (3,5% en ambos casos), actividades inmobiliarias (3,1%) y comercio (2,6%). Por contra, las mayores caídas se registraron en el suministro de energía y las industrias extractivas (-1,8%).

Críticas sindicales

Desde los sindicatos criticaron la «injusticia» de que los trabajadores pierdan poder adquisitivo a pesar de que la economía acumula tres años con crecimientos superiores al 3%. En este sentido, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, lamentó ayer que España «crece económicamente sin una distribución social». En este sentido, adelantó que si no hay un cambio en la política económica «las movilizaciones sociales se van a recrudecer».

También desde UGT denunciaron la insuficiente revalorización de los salarios. «Esta situación es insostenible porque está dañando la actividad económica, perjudicando decisivamente las capacidades recaudatorias del Estado y de la Seguridad Social, y manteniendo a millones de personas en situación de pobreza y exclusión social, donde España se sitúa a la cabeza de la UE», señaló el sindicato dirigido por Pepe Álvarez.

Fotos

Vídeos