Solo los trabajadores que coticen el 100% podrán descartarse los peores años

Báñez, durante el acto de presentación del libro de la OIT 'El futuro del trabajo que queremos'. /Javier Lizón (Efe)
Báñez, durante el acto de presentación del libro de la OIT 'El futuro del trabajo que queremos'. / Javier Lizón (Efe)

El Gobierno aclara que la propuesta para ampliar el cálculo de la pensión es voluntaria para favorecer a quienes hayan tenido una larga carrera laboral

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

De carácter «voluntario» y con el objetivo de «beneficiar a las personas que por la crisis hayan visto perjudicadas su cotización». Ésta es la intención del Gobierno con la propuesta presentada por el PP en la comisión del Pacto de Toledo para ampliar el periodo de cálculo de la pensión a toda la vida laboral, una idea que ha lanzado de manera totalmente abierta con la intención de que los miembros de este grupo de trabajo parlamentario le vayan dando forma y consensuando. Si no fuera así, o al menos no se consiguiera una abrumadora mayoría parlamentaria, en ningún caso llegaría a ver la luz, según fuentes gubernamentales.

Más información

La medida apuntada por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, el pasado lunes durante una entrevista para TVE ha levantado tal oleada de críticas por parte de la oposición y sindicatos, principalmente por el modo en la que se ha hecho pública, que el Ministerio de Empleo se ha visto obligado a precisar más su propuesta.

El planteamiento de Báñez es que aquellas personas que tengan una larga carrera laboral y hayan cotizado como mínimo el número de años que se exigen para percibir el 100% de la pensión (en la actualidad se sitúa en 36 años y seis meses pero en 2027 se alagará a 38 años y medio) puedan escoger que para el cálculo de la pensión se tenga en cuenta toda su vida laboral, descartando el sistema de forma automática los peores años de cotización.

Eso sí, el número de años que se pueden eliminar para este cálculo sigue siendo una incógnita y deberá ser consensuado en el Pacto de Toledo, algo que será determinante para saber si realmente puede suponer una mayor pensión para el colectivo al que va dirigido esta medida: aquellos trabajadores que han sufrido la crisis de una manera más dura y fueron despedidos de sus empresas a una edad avanzada, no pudiendo cotizar en los últimos años de su jubilación por estar en situación de desempleo o con cotizaciones mínimas o para aquellos que se vieron obligados a hacerse autónomos, tal y como precisó Báñez.

Fuentes del Ministerio de Empleo explicaron a este diario que no entienden las críticas vertidas a esta medida, que ha sido calificada de «globo sonda» y de «propuesta de telediario», y recalcaron que esta propuesta se ha hecho primero donde debe hacerse, en la comisión del Pacto de Toledo, y planteada además de una «manera abierta». Asimismo, destacan que la medida «encaja totalmente con la filosofía» ya que permitiría «aumentar la confianza en el sistema porque ayuda a que la gente termine su carrera de cotización y, de esta manera, se aumenten los ingresos». «Y además es voluntaria», reiteraron una vez más, algo que el día anterior no se atrevieron a afirmar.

Apoyos parlamentarios clave

En este sentido, el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, pidió este miércoles a PSOE y a Ciudadanos que «no bloqueen ni busquen excusas para decir que no a la primera» ya que esta medida necesita «un apoyo mayoritario». En línea con lo precisado por el Ministerio, Maroto detalló que lo que haría esta propuesta es que «el modo de cálculo de esas pensiones, de forma siempre voluntaria por parte del futuro pensionista, pueda hacerse eligiendo los años de cotización que mejor le vengan al trabajador y no solamente los últimos necesariamente», porque «a lo mejor los últimos son los peores de su vida laboral, especialmente en un país como España, que sale de una crisis económica».

Por su parte, la portavoz de los socialistas en esta comisión parlamentaria, Mercè Perea, ha reconocido su «perplejidad» sobre una propuesta que, según explica, «confirma la voluntad del PP de derivar a la larga el sistema público de pensiones a un sistema privado».

En el caso de Ciudadanos, este partido ve posible ampliar el periodo de cálculo de las pensiones aunque considera que lo más importante es emprender reformas que atajen el que identifica como el problema principal del sistema, la falta de ingresos. El portavoz económico de la formación en el Congreso, Toni Roldán, ha valorado como «positiva» y «de justicia» la propuesta de Báñez sobre la vida laboral.

Fotos

Vídeos