España creará 450.000 nuevos empleos el próximo año, 50.000 menos que en 2017

Cola a las puertas de una oficina de empleo. /Archivo
Cola a las puertas de una oficina de empleo. / Archivo

La patronal de las ETT prevé una reducción del ritmo de crecimiento aunque registrará el próximo año el mayor recorte del paro de la UE

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El año 2017 cerrará con medio millón de empleos creados, tal y como se había fijado como objetivo el Gobierno, y con una tasa de paro del 17,2%. Así lo considera la patronal de las agencias de empleo, Asempleo, que, sin embargo, matiza que esta “tendencia positiva” continuará en 2018, aunque “reducirá su ritmo de crecimiento”.

En este sentido, la previsión de esta organización es que en 2018 se generen 450.000 nuevos empleos, con lo que serían 50.000 menos que el año anterior, y que la tasa de paro siga cayendo hasta situarse en el 15,3%, el mejor dato desde finales de 2008 aunque sigue siendo la segunda tasa más alta de la UE (solo superada por Grecia) y más del doble que la media europea (7,3% previsto para 2018).

Sin embargo, España sería de nuevo el país donde más se reduciría el desempleo en un año: 1,9 puntos porcentuales (la misma caída que la Comisión Europea prevé para Croacia), aunque medio punto menos que en 2017.

“Prevemos una pequeña desaceleración del crecimiento del empleo, pero la misma tendencia y unos niveles superiores a los de la UE”, explicó Alejandro Costanzo, director del Gabinete Técnico de Asempleo, que precisó que 2017 ha sido un año “muy bueno, mucho mejor de lo esperado”. El crecimiento de la actividad económica se ha sustentado en el consumo de los hogares y en la demanda externa, cuya contribución al PIB estiman que se coloque en los 0,6 puntos (dos más que en 2016), como consecuencia del mayor incremento de las exportaciones (5,3%) respecto al de las importaciones (3,5%).

A juicio de la patronal de las ETT, la demanda nacional seguirá siendo el principal motor de crecimiento y también tendrá un peso importante la inversión, tanto en bienes de equipo como en el sector de la construcción. Por el contrario, la contribución del consumo de los hogares será algo inferior a la de este año, debido al menor crecimiento del empleo y en consecuencia el menor aumento de la renta disponible de los hogares. De esta manera, se espera que el PIB crezca un 2,7% anual en 2018, cuatro décimas menos a la previsión para cerrar 2017.

Fotos

Vídeos