Ideal

Báñez, dispuesta a revisar las bonificaciones de la Seguridad Social

La ministra Fátima Báéz, junto a Felipe González y Javier Fernández en un foro económico hoy en Madrid.
La ministra Fátima Báéz, junto a Felipe González y Javier Fernández en un foro económico hoy en Madrid. / Paco Campos (Efe)
  • El expresidente Felipe González niega que el sistema de pensiones esté "completamente garantizado" para los próximos 30 años

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, se ha mostrado hoy abierta a revisar las bonificaciones, algo que "está encima de la mesa del diálogo social", tal y como ha asegurado hoy durante una jornada de debate sobre el futuro de las pensiones. Así, ha vuelto a insistir en que la idea es "transformar las reducciones en bonificaciones", tal y como anunció durante la Comisión de Empleo en el Congreso de los Diputados, pero además anunció que ya se ha hablado de que se va a realizar una revisión de todas las bonificaciones porque "hay algunas que son un peso muerto y no sirven para crear empleo", explicó. Aun así, por el momento se niega a hablar de la posibilidad de suprimir algunas de estas bonificaciones, pero sí tras esta revisión se podría abrir esta posibilidad para aquellas que se vea que no tienen ninguna incidencia en la creación de empleo.

De esta forma contestó a las palabras del presidente del Consejo Económico Social (CES), Marcos Peña, que durante el debate abogó por "depurar el sistema" y aseguró que "no caben ningún tipo de bonificaciones, ni en el sistema de la seguridad Social ni en el mercado de trabajo porque no conducen a nada".

Por su parte, el expresidente del Gobierno Felipe González compartió con la ministra la necesidad de que el sistema de pensiones siga siendo un sistema público de reparto, algo que Báñez aseguró que no está en cuestión. Pero González negó que este sistema, que para que permanezca depende de un pacto social del siglo XXI, esté "completamente garantizado para los próximos 30 años para todo el mundo" y se mostró convencido de que habrá que realizar revisiones cada cuatro o cinco años. "Nuestro compromiso tiene que ser que haya un sistema público de pensiones que garantice esa dignidad".

A su juicio, hay unas cuantas cosas que revisar, como por ejemplo si la financiación tiene que ser totalmente de la Seguridad Social o puede haber una parte que se financie vía impuestos, una idea por la que la ministra volvió a apostar. "Hay que avanzar en la separación de las fuentes de financiación, pero sin cambiar la naturaleza de ninguna prestación", afirmó Báñez para tranquilizar a quienes, como Felipes González, temen que las pensiones de viudedad u orfandad se financien vía Presupuestos porque podrían sufrir los ajustes de las cuentas.