Ideal

La revolución digital creará 1,2 millones de empleos en España en los próximos cinco años

Un hombre trabaja delante de un ordenador.
Un hombre trabaja delante de un ordenador. / Miguel Schincariol (Afp)
  • Los perfiles relacionados con la ciencia y tecnología serán los más demandados y los que tengan pleno empleo, aunque existe un déficit importante en este campo

Es una evidencia que el proceso de digitalización en el que está inmerso el mundo actual influye directamente en el mercado laboral. Pero, contrariamente a lo que se piensa, esta revolución tecnológica no destruirá -en términos netos- empleos, sino que creará en torno a 1.250.000 nuevos puestos de trabajo en España durante los próximos cinco años, según la previsión hecha por Randstad Research en su informe 'La digitalización: ¿crea o destruye empleo?'. Y en este caso, quienes más fácil lo tendrán para encontrar trabajo serán los perfiles STEM, es decir, aquellos relacionados con la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (según las siglas en inglés), puesto que en este campo se generarán 390.000 empleos. Aún así, la mayor parte de los nuevos puestos corresponderán a empleos inducidos, que darán soporte a los STEM, gracias a los que se dará un crecimiento muy importante de los perfiles de Formación Profesional. Además, otros 168.000 restantes serán trabajos indirectos, generados de manera transversal por otra serie de efectos colaterales en ámbitos del consumo, el ocio, la sociedad...

El 38% de los trabajadores que se buscarán en el futuro son 'knowledge workers', es decir, profesionales de alta cualificación con capacidades difícilmente duplicables. Le sigue, con un 35%, la demanda de los clasificados como 'líderes', de perfiles con múltiples habilidades que guíen a las empresas en materia de innovación y desarrollo. Los trabajadores técnicos, por su parte, ocuparán el 18% de los puestos disponibles. Además, el 5% de las ofertas irán destinadas a operarios que desempeñen actividades poco cualificadas. Los especialistas en oficios (3%) y los especialistas de tareas (2%) completan el listado de categorías.

“Los perfiles con pleno empleo son los de 'big data', seguridad informática, diseño de aplicaciones, robótica e ingeniería electrónica”, explicó el director del Randstad Research, Valentín Bote, quien alertó de que en esta cuarta revolución industrial hay un elemento nuevo: que las actividades rutinarias que se sustituyen por nuevas tecnologías no son solo actividades no cualificadas, sino que por primera vez las actividades altamente cualificadas son susceptibles de verse afectadas. Y a su vez puso de relieve que para que esta generación de nuevas oportunidades laborales sea efectiva, se deben tener en cuenta aspectos como la capacidad de cubrir estos puestos de trabajo con los perfiles existentes, las políticas educativas que se apliquen o el marco regulatorio del mercado, entre otros. “Estos 1,2 millones de empleos se crearán, porque se trata de un fenómeno imparable, pero si no es en España, será en otros países”.

Así, advirtió de que, pese a que en la actualidad los perfiles científicos son los más demandados, existe un déficit importante en este campo hasta el punto de que las empresas no van a poder cubrir completamente sus demandas por la falta de candidatos. Esto pasa en la mayor parte de los países europeos -salvo Suecia, Reino Unido y Francia- e incluso entre las grandes potencias mundiales como EE UU, pero España es uno de los más amenazados por este déficit de talento. De hecho, en los últimos siete años el número de estudiantes matriculados en carreras STEM ha caído en más de 65.000 y la previsión es que el ritmo de descenso sea del 3,3% anual en los próximos cinco años.