Ideal

Hasta 120.000 personas se examinan para ser carteros

vídeo

Largas colas en las oposiciones a Correos. / Óscar del Pozo

  • Largas colas y nervios en las oposiciones realizadas este domingo para optar a 1.606 plazas de empleo fijo en Correos, las primeras que se celebran desde 2008

Miles de personas caminan entre las decenas de facultades que conforman la Ciudad Universitaria. Algunas se mueven decididas hacia uno de los edificios. Otras, más dubitativas, se acercan a preguntar en los puntos de información montados a la salida de la boca del metro. Los parkings están llenos. Las colas en las aulas se empiezan a formar un poco antes de las nueve de la mañana. Hay nervios. En las escalinatas de la facultad de Medicina algunos tratan de calmar los ánimos con un cigarro. Todos han venido para examinarse.

La escena se repitió ayer por todo el país. Pero no se trata de la Selectividad, ni de exámenes de la carrera, sino de unas oposiciones para trabajar en Correos. Y a diferencia de la prueba de acceso a la universidad –donde más del 90% logra aprobar– en estas oposiciones el éxito se antoja bastante más complicado. De hecho, 120.000 inscritos optan a 1.606 empleos fijos de cartero. Es decir, sólo una de cada 75 personas logrará su objetivo.

"Vienes un poco a hacer una quiniela. Tengo poca esperanza, la verdad. Vengo más por probar", sostiene María al observar el interminable trajín de personas por los pasillos de la facultad. En realidad su objetivo es opositar para arquitecto técnico, aunque cree que en todo caso esto le puede servir de experiencia. "La primera impresión es de mucho desánimo. Ver a tanta gente no es alentador", reconoce José Manuel. Sin embargo, este hombre no pierde el optimismo y confía en en ver recompensado su esfuerzo. "Todo el tiempo libre que tenía lo he dedicado a estudiar. En los trayectos en metro, cuando llegaba del trabajo...", afirma.

Largas colas en las oposiciones a Correos.

Largas colas en las oposiciones a Correos. / Óscar del Pozo

100 preguntas tipo test

El examen consta de 100 preguntas tipo test con cuatro opciones de respuesta. El temario es muy amplio. "Tengo 1.000 páginas fotocopiadas", admite una mujer. Los conocimientos van desde saber cuál es la anchura máxima de una tarjeta postal o el plazo mínimo de entrega de una carta cuyo destino es un país europeo hasta algunas de carácter jurídico como identificar conductas relacionadas con el blanqueo de capitales.

La afluencia de gente ha obligado a habilitar once facultades. La expectación está justificada si se tiene en cuenta que es la primera convocatoria de empleo público de Correos desde hace ocho años y muchos trabajadores temporales de la compañía púbica esperaban este momento. Es el caso de Silvia, que lleva de forma eventual en la empresa desde 2003 y ahora ve la oportunidad de «estabilizar» su vida. En cualquier caso las oposiciones estaban abiertas a todo el mundo, previo pago de 10 euros, un importe cuestionado por algunos asistentes. Sin embargo, aquellos que ya han trabajado de forma temporal con Correos tienen puntos extras que sumar tras el examen.

Las plazas que se ofertan son para personal de reparto (carteros), atención al cliente, personal administrativo y agente de clasificación. "Lograr el trabajo sería una liberación", explica Ana, una mujer que lleva casi tres años en paro y reconoce que es la primera vez que se presenta a unas oposiciones. Lo contrario que Marcos, un joven que ya lo intentó en la Policía durante tres años. Sin embargo, aquí se muestra más optimista. A su favor cuenta haber trabajado durante seis meses en la compañía.

Para los sindicatos, el interés que ha despertado la convocatoria debe poner el foco en la "desesperación que lleva la gente vivida en todos los años de crisis y destrucción de empleo", argumenta Luciano Palazzo, secretario provincial de CC OO, que también lamenta la reducción de plantilla de la mayor empresa pública. Y es que a pesar de contar con unos 50.000 empleados el sindicato denuncia que se han perdido 15. 000 empleos desde el inicio de la crisis. "Tenemos la intención de recuperarlo porque Correos es un servicio fundamental para la ciudadanía", explica Palazzo.