¿La subida de las pensiones en los Presupuestos garantiza el poder adquisitivo?

Manifestación de pensionistas en Bilbao./Ignacio Pérez
Manifestación de pensionistas en Bilbao. / Ignacio Pérez

El aumento de la inflación hasta el 2% por el petróleo puede hacer insuficiente el alza del 1,6% contemplada en las cuentas públicas, y eleva la presión sobre el nuevo Gobierno

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Una de las medidas más importantes de los Presupuestos de 2018 fue la revalorización de las pensiones un 1,6% pactada entre el Gobierno del PP y el PNV (el incremento para las mínimas y de viudedad es superior). Con esta subida se pretendía garantizar que los jubilados no perdieran poder adquisitivo ya que la subida iba en línea con la previsión de inflación para este curso. Sin embargo, el encarecimiento del petróleo ha puesto en riesgo que este incremento de las pensiones sea suficiente para garantizar que los mayores pierdan capacidad de compra. Habrá que ver si el nuevo Gobierno socialista es partidario de compensar esa desviación se confirma.

En concreto, la tasa de IPC en mayo se situó en el 2%, según el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto supone cuatro décima superior a la revalorización recogida en los Presupuestos. Además, las previsiones de organizaciones como la CEOE o de Funcas (la fundación de las Cajas de Ahorro) estiman que esos niveles pueden prolongarse durante el verano.

¿Cuales son los mejores planes de pensiones para comenzar a invertir?:

El Gobierno del PP confiaba en que el precio del crudo, que ha tocado máximos desde 2014 al superar los 75 dólares, se moderara en la segunda parte del año después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia -uno de los mayores productores de esa materia prima- mostraran su intención de elevar la oferta a partir del tercer trimestre.

En cualquier caso, la presión será ahora para el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Y es que los pensionistas siguen movilizados en la calle para reclamar una prestación «digna» que estima nen 1.080 euros, algo que supondría elevar la pensión a casi el 70% de los beneficiarios. Por tanto, habrá que ver si en los próximos meses la inflación se mantiene en esos niveles tan elevados que no se veían desde comienzos de 2017 y deja en papel mojado la subida del 1,6% fijada en las cuentas públicas. De ser así, le tocaría al Gobierno del PSOE mover ficha. Hasta ahora, los socialistas han defendido que la revalorización de las pensiones se vinculen de nuevo al IPC. Una postura que han sostenido en la Comisión del Pacto de Toledo.

Sin embargo, desde Unidos Podemos ya exigieron este lunes a Sánchez que apruebe en el primer Consejo de Ministros la indexación de las pensiones con el IPC y que derogue el factor de sostenibilidad, un índice que calcula la prestación en función de la esperanza de vida y cuya entrada en vigor se retrasó de 2019 a 2023 por otra enmienda del PNV en los Presupuestos. Todo esto mientras el déficit de la Seguridad Social previsto para este año es de 17.000 millones y el cambio de Gobierno dificulta un acuerdo sobre la sostenibilidad del sistema en el Pacto de Toledo.

Fotos

Vídeos