Rajoy desinfla el debate de las pensiones: descarta un golpe de efecto

Rajoy desinfla el debate de las pensiones: descarta un golpe de efecto

El presidente se limitará a hablar de «equidad, solidaridad y sostenibilidad» del sistema, pero la oposición le exigirá medidas concretas para revalorizar más las prestaciones

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El pleno monográfico sobre pensiones que tendrá lugar mañana en el Congreso de los Diputados puede convertirse en un debate a la deriva en el que Gobierno y oposición discurran por discursos completamente antagónicos. Para despejar cualquier duda ante la posibilidad de que el presidente, Mariano Rajoy, tire de chequera y sorprenda con alguna medida inesperada para agradar a los jubilados, el Ejecutivo ya ha anticipado que por ahí no discurrirán los derroteros de su intervención. Rajoy «no se plantea ni golpes de efecto ni ocurrencias de última hora», anticipan fuentes de La Moncloa.

Casi 24 horas antes de que tome la palabra en la Cámara baja, Rajoy rebaja cualquier expectativa a pesar de las numerosas movilizaciones de pensionistas, que exigen una subida de sus prestaciones por encima del 0,25%, como se encuentra fijado para este año. El propio Gobierno ya había anticipado en las últimas semanas que no es posible revalorizar las pensiones con el IPC porque se pone en riesgo el sistema. Mañana, el presidente se enfrentará a los diputados con el dato de inflación de febrero recién salido del horno: los precios subieron un 1,1% en términos interanuales, muy por encima de la subida de las pensiones de 2018, cuya cuantía media apenas roza los dos euros al mes.

Rajoy se ha tomado el pleno, cuya intervención solicitó él mismo después de las numerosas concentraciones de jubilados, como la que rodeó el Palacio de las Cortes el pasado 22 de febrero, como una «oportunidad» para debatir «en profundidad» sobre «el mayor reto que tiene planteado nuestro Estado del Bienestar». En su intervención recordará cuántas pensiones se pagan, a cuánto asciende el gasto en prestaciones, a qué ritmo crece esa cuantía, cómo se consigue pagar... Esto es, un debate más estructural sobre el modelo de pensiones públicas que coyuntural. Justo lo contrario que harán todos los partidos de la oposición, incluyendo a su socio, Ciudadanos.

PSOE y Unidos Podemos -el grupo parlamentario confederal fue el que primero solicitó la intervención de Rajoy ante un pleno extraordinario-insistirán en la necesidad de revalorizar las pensiones como lo hace el IPC. En el caso de los socialistas, cuya representante en el pleno será la portavoz parlamentaria, Margarita Robles- exigirán que las prestaciones se eleven un 1,6% en función de la inflación de 2017. Y para sufragar el coste, recordarán su medida estrella: elevar el Impuesto de Sociedades a los bancos para recaudar 860 millones y poder abonar las pensiones con holgura.

Por su parte, Unidos Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, será quien intervenga mañana, no se limitará a exigir esa subida en función del IPC sino, además, en derogar las dos últimas reformas de la Seguridad Social -la de 2011, con Rodríguez Zapatero en el poder, y la de 2013, ya con Rajoy- que, entre otras medidas, elevaron la edad de jubilación, exigieron más años cotizados para calcular el importe e impusieron restricciones a las nuevas pensiones con el factor de sostenibilidad.

En el caso de Ciudadanos, mantendrán una postura equidistante. Albert Rivera -será quien subirá al estrado- quiere huir de «los dos o los seis euros» que deben subir las pensiones, en función del 0,25% mínimo legal o de la inflación, para ir «más allá». Propondrán una rebaja fiscal en el IRPF que beneficie a gran parte de los pensionistas con un ahorro de hasta 60 euros al mes para este colectivo.

Se trata de tres grandes estrategias antagónicas y posiblemente muy diferente a lo que quiere Rajoy. El presidente del Gobierno espera que todos los grupo «acudan al debate con la misma disposición» que él, para «abordar con responsabilidad las medidas que garanticen las pensiones de hoy y las del futuro», apuntan en Moncloa.

Apenas tres días después del debate los pensionistas están llamados de nuevo a la calle para protestar contra la exigua subida de las prestaciones. Será el próximo sábado día 17 a las 12.00 horas en las principales plazas de todo el país.

Fotos

Vídeos